Didáctica de las Matemáticas (apunte)

FUNDAMENTOS TEÓRICOS

La enseñanza y el aprendizaje de la matemática adquieren gran importancia en la formación de individuos porque como ciencia deductiva agiliza el razonamiento y forma la base estructural en que se apoyan las demás ciencias y, además, porque por su naturaleza lógica proporciona los procedimientos adecuados para el estudio y comprensión de la naturaleza y el eficaz comportamiento en la vida de relación.

Al mismo tiempo, la matemática proporciona herramientas puras, indispensables para llevar, a cabo deducciones y para moverse con soltura en la sociedad.
La matemática es filosofía, es ciencia y es técnica y su comportamiento no es completo, ni su enseñanza ‘efectiva, si se descuida alguno de estos aspectos. Entre ellos debe haber un equilibrio y en cuanto a la enseñanza, tan importante es enseñar a usar las técnicas de matemática, como hacer comprender las relaciones estructurales que están en la base de la misma.
Se han exagerado las ventajas e inconvenientes de algunas de estas funciones llevándolas a posiciones extremas. Es frecuente aborrecer el uso de la memoria en las clases de matemática, confundiendo el aprendizaje memorístico de razonamiento, cosa inútil, con el aprendizaje memorístico de técnicas operatorias, cosa indispensable.
En cada etapa de la enseñanza hay conjuntos de cálculos básicos que constituyen un importante “lenguaje” de la matemática. Esta calculatoria. es indispensable para cualquier tipo de aplicaciones y aun de estudios teóricos; además, es previa para emprender el estudio de la matemática correspondiente a cada nivel.
A la operatoria es preciso llegar “razonando”, pero luego hay que saber usarla como rutina, pues este proceso de calcular, como se dijo anteriormente, debe ser previo, o por lo menos simultáneo, a todo conocimiento matemático de su mismo nivel, ya que es el idioma mismo en que la matemática se expresa. Obviamente, si sólo se conoce el lenguaje, sin comprender su significado.
todo el esfuerzo es inútil. Pero también es inútil todo conocimiento “abstracto” si, ante un ejemplo particular, no se sabe pasar de una simple noción a lo concreto.
La utilidad de la matemática en la vida contemporánea ha crecido con¬siderablemente y su importancia es mayor que en cualquier otra época. Su penetración en el acervo científico es uno de los rasgos de la vida intelectual del presente siglo. Prácticamente la matemática es hoy el lenguaje común de los científicos. Muchas disciplinas que estudian la conducta humana, como la sociología y la psicología, la usan.
El desarrollo del pensamiento lógico, característica fundamental del enfoque moderno de la matemática, apoya y consolida una enseñanza que se caracteriza por su integración con otras disciplinas y su aplicación a situaciones de la vida real y del medio ambiente. Un tema matemático enseñado en abstracto es fácil de olvidar; en cambio, si el mismo se enseña insistiendo adecuadamente en sus aplicaciones será mejor valorizado y comprendido.
La educación matemática debe proveer a los educandos de conceptos matemáticos básicos, estructuras y habilidades, así como métodos y principios de trabajo matemático que estimulen el pensamiento e integren los conocimientos adquiridos con espíritu reflexivo, crítico y creativo.
El mundo exterior que la matemática trata de esquematizar se conoce a través de la vista y de las manos. Hay que utilizar todos los canales de información que posee el alumno y, además, despertar el interés y entusiasmo para mantenerlo atento.
Por otra parte, debemos tener siempre presente que los métodos rígidos y memorísticos de enseñanza no permiten transferencia alguna.
En síntesis, la educación matemática debe proponer un equilibrio entre el saber y el saber-hacer. Saber matemática es ser capaz de “hacer matemática”, o sea, emplear el lenguaje matemático con precisión, resolver problemas, criticar razonamientos y aplicar dichos conocimientos a disciplinas que no sean la matemática misma.
Las investigaciones en educación matemática realizadas en esta década han contribuido, principalmente, a poner de relieve la importancia de las experiencias del escolar en su vida presente y futura para desarrollar más plenamente su personalidad.
Las grandes organizaciones educacionales, a su vez, consideran como metas de la enseñanza y el aprendizaje de la matemática: contribuir al desarrollo integral del educando, a la formación de sus estructuras de pensamiento, de su pensamiento lógico y de sus hábitos de discernimiento, al aprecio de la cultura matemática como obra del hombre y principalmente a despertar la curiosidad y motivación por el mundo de los números y de las formas geométricas.
Los educadores como guías del aprendizaje permiten que el alumno logre su educación matemática desde una situación de inicio hasta el saber necesario y suficiente para cada persona, comprendido en su proyecto de vida

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: