Desarrollo perceptual (apunte)

La experiencia de la vida humana depende en gran medida de nuestra capacidad de comprender el mundo y a nosotros mismos. Dicha facultad, se da en la infancia y depende de tres procesos íntimamente relacionados:
-Sensación: Se logra cuando un estímulo físico se convierte en impulso nervioso que se transmite al cerebro y se interpreta. Se caracteriza por ser un proceso fisiológico, pues depende de nuestros órganos de los sentidos.

-Percepción: Interpretación que hace el cerebro de las sensaciones.
-Conceptualización: Representación mental sobre lo percibido, es un proceso cognoscitivo.
Dado que a través de los órganos de los sentidos el infante desarrolla su percepción no sólo del mundo sino que también de sí mismo; a continuación, se analizará cada uno de ellos. a)

a) Visión Infantil
En la actualidad, investigadores han empleado distintos instrumentos para detectar movimientos oculares y rebatir la idea errada de la mala visibilidad de los neonatos.
-La vista al nacer: Es borrosa y confusa, mejorando su agudeza visual entre 3 a 4 veces entre el nacimiento y el primer año de vida; así como también la acomodación visual del recién nacido es más limitada que la de un adulto.
-Color y movimiento: Aún no se ha comprobado cuándo aparece la visión cromática en el infante. Sin embargo, hay indicios de que probablemente los niños no sean capaces de distinguir los colores hasta más o menos después de los dos meses. En cuanto a la intensidad de la luz, es sabido que los neonatos son sensibles a los cambios en el estímulo visual; así como también son capaces de seguir la vista a objetos y percibir diseños y contornos a los pocos días de nacido.
-Percepción de la profundidad: Además de percibir color, movimiento y forma, y de demostrar preferencias por éstos (generalmente rojos y azules puros); los infantes también perciben la profundidad que se da desde el momento en que el niño gatea.
Los infantes presentan diversas preferencias visuales, a saber:
-Rostros o diseños: DeHaan y Nelson (1997), argumentan que los niños tienen algún conocimiento innato de los rostros que los hace reconocerlos y sentirse atraídos por ellos, por estar vinculada con la importancia de reconocer a sus principales cuidadores. Sin embargo, como señala León (1992), los estudios de las reacciones de los infantes al rostro de su madre incluyen en general el sonido de su voz y a veces su olor. Por tanto, no está claro que los niños prefieran de hecho la vista de su madre que su olor o el sonido de su voz.
-Rostros atractivos y feos: Langlois y sus colaboradores (1991) sostienen que el atractivo de un rostro es una especie de premediación facial; es decir, las caras promedio representan mejor el fondo genético humano ideal.

b) Audición
El oído humano ha crecido por completo y es potencialmente funcional más o menos a las 26 semanas de gestación. Los estudios de infantes mayores muestran que la sensibilidad a las frecuencias altas aumentan con la edad y que generalmente, se acepta la conclusión de que los infantes, y por tanto no los neonatos, son más sensibles a las frecuencias altas que a las bajas.
Respecto a la distinción de voces, a partir de los 3 días de nacido, el bebé no sólo es capaz de distinguir diferencias de voz, sino que también parece preferir la voz de su madre. DeCasper y Fifer (1980); sostienen que dicha diferencia es una prueba de que el feto escucha sonidos mientras está en el útero, los distingue y también puede aprender.

c) Olfato, gusto y tacto
El olfato es uno de los sentidos más importantes en la motivación del comportamiento de las especies terrestres. No es de sorprender que los recién nacidos sean tan sensibles a los olores, así como a los sabores y al tacto. De hecho, hay pruebas de sensibilidad fetal a los olores como a las 28 semanas de concepción.
A horas de nacido, la mayoría de los infantes, chasquean los labios cuando se ponen sabores dulces en su lengua y los fruncen si los sabores son agrios.

En cuanto a la sensibilidad al dolor, la gran mayoría de los investigadores sostienen que los recién nacidos sienten dolor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: