Desarrollo Cognoscitivo según Piaget (apunte)

Desde 1920, Piaget comenzó a trazar el curso del desarrollo intelectual del niño, lo cual lo convirtió en el precursor del estudio cognitivo. En la actualidad, existen variados investigadores que trabajan en el descubrimiento de desarrollo cognitivo.

a) Memoria Infantil
La capacidad de aprender y recordar de un neonato es primitiva, sin embargo, se convertirá en la memoria característica entrado a los 2 años.
Perlmutter (1980), describe tres fases secuenciales en el desarrollo de la memoria infantil:
• Desde el nacimiento: cuando se presenta un estímulo nuevo, al habituarse cesa la activación y por tanto, el niño aprende y recuerda.
• Hacia tres meses: Se relaciona con la mayor capacidad de realizar los actos pretendidos.

Ahora los infantes miran y buscan activamente; exploran y reconocen objetos y personas. El reconocimiento es una verdadera señal de memoria.
• Hacia los ocho meses: La memoria infantil se parece mucho más a la nuestra, en el sentido de que sus recuerdos son más abstractos y simbólicos.

Ciertas estrategias fortalecen nuestra memoria adulta; las más importantes son organizar, repasar y elaborar. Dichas estrategias se van fortaleciendo a medida que el niño está en crecimiento.

Ideas piagetianas básicas
Para él, el mundo de los recién nacidos es en verdad un mundo del aquí mismo. Si en efecto es un mundo que adquiere sentido sólo cuando el infante lo ve, oye, toca, huele o prueba, no tendrá mucho en que soñar y por ende, no tiene recuerdos almacenados y no hay un fondo de información en la que pueda pensar.
Pero el neonato posee los sistemas sensoriales y las inclinaciones cognoscitivas que lo hacen un organismo que procesa información y se refuerza a sí mismo.
A continuación, se mencionan los factores claves para comprender las ideas de Piaget.

 Asimilación y acomodación: En un principio, el infante es puro reflejo; pero con el tiempo sus conductas se vuelven más elaboradas y coordinadas a medida que se adaptan al mundo, gracias a procesos complementarios como la adaptación y asimilación. Para Piaget en la construcción de su mundo, el niño usa esquemas, es decir, marcos de referencias que existen en la mente del individuo para organizar e interpretar la información. A través de la asimilación, el niño incorpora un nuevo conocimiento al ya existente; es decir, incorporan la información del medio ambiente a un esquema. La acomodación, en cambio, ocurre cuando un niño se ajusta a la nueva información, es decir, ajustan sus esquemas al entorno.
 Equilibrio: Es considerado, uno de los principios rectores de la actividad mental, es decir, es la tendencia a nivelar la asimilación y acomodación.
-Factores que moldean el desarrollo: El equilibrio, dice Piaget, es una de las cuatro fuerzas que dan cuenta de la construcción del conocimiento (Piaget, 1961). Otra es la maduración, es decir, el desarrollo determinado biológicamente del potencial. El tercer factor es la experiencia activa; es decir, la interacción del niño con el mundo. La cuarta es la interacción social, que permite al niño concebir ideas sobre objetos y personas lo mismo que sobre el yo.
·

El concepto del objeto
En la actualidad, se sabe que los niños ven movimientos y formas casi desde que nacen, detectan y recuerdan olores y rostros, e incluso escuchan antes del nacimiento. Sin embargo, en el mundo del infante, en sus primeros años, no hay objetos permanentes. El pezón, por ejemplo, existe cuando el bebé lo ve, toca o succiona; cuando no lo percibe, no existe. Para los infantes no hay “ahí afuera”; deben descubrir la permanencia y la concreción del objeto en sí. Este descubrimiento es uno de los verdaderamente grandes logros de la infancia.
-El estudio clásico de Piaget sobre el concepto del objeto. En 1954 Piaget mostró a unos niños un objeto atractivo y luego lo ocultó de su vista. Si el objeto existe sólo cuando el niño lo percibe, razonó Piaget, no hará ningún esfuerzo por buscarlo cuando no lo ve, incluso si vio cuando lo escondía. Cuando los niños empiezan a buscar un objeto que no pueden ver, se tiene una prueba definitiva de que pueden imaginarlo y que, por tanto, saben que aún existe.
Esta etapa final, afirma Piaget, ocurre hacia la mitad del segundo año de vida.

-Subestimación de Piaget de los niños. Algunas investigaciones posteriores de la adquisición del concepto del objeto indica que quizá la edad a la que se presenta es menor que la que Piaget propuso (Wellman y Gelman, 1992). Incluso un lactante de un mes tiene recuerdos efímeros de los objetos ausentes.
Y para la edad de tres o cuatro meses han comenzado a entender que los objetos son sólidos y permanentes (Baillargeon, 1992).

La imitación en la infancia
En relación a la imitación en infantes muy pequeños. Existen debates sobre la edad en que aparece la capacidad de imitar en el niño. Meltzhoff y Moore (1998), señalan que dicha capacidad comienza alrededor de los tres meses, cuando el niño es capaz de imitar acciones simples como sacar la lengua o abrir la boca; aunque dicho comportamiento no es completamente automático ni se inicia con facilidad. Reissland (1988), sostiene que la capacidad de imitar del niño se da desde el momento de nacer. Sin embargo, algunos investigadores no aceptan que los neonatos imitan realmente cuando sacan la lengua o fruncen los labios en aparente respuesta al modelo que hace lo mismo. Quizá los lactantes no imitan estos gestos, sino que exhiben una respuesta generalizada y casi refleja, relacionada principalmente con la alimentación y despertada por la cercanía del modelo.
En relación a la imitación en infantes mayores. Para Masur (1993), el segundo año de vida, es una época crucial para que surja la capacidad infantil de efectuar representaciones mentales y de imitar.
En relación a los logros de la imitación en la infancia. Hay, Sitmson y Castle (1991) sostienen que existen por lo menos tres clases de aprendizaje infantil posibilitado por la imitación.
-Conocer lugares siguiendo a personas que los rodean, del mismo modo que las crías de gatos y otros animales conocen sus entornos siguiendo a su madre y hermanos. Un hecho significativo es que después de seguir a un guía, es probable que vuelvan y exploren solos.
-La imitación facilita ciertas conductas sociales aceptables, como compartir los juguetes.
-Los infantes aprenden nuevas conductas sociales observándolas en los demás.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: