Desarrollo Afectivo y Social en la edad Pre-Escolar (apunte)

Continuando con las principales características de la edad Pre-escolar, hoy nos ocuparemos tanto de la parte afectiva como social y como influye el proceder de los padres.

1.- Edad de la Obstinación (2 a 3 años):
En su interacción con el mundo, el niño descubre su propio poder y los efectos de su conducta; a su vez descubre que los adultos ponen límites a sus deseos, produciendo una confrontación.

Aparece así la conciencia de sí mismo y se inicia una fase de autoafirmación y de toma de posesión de un yo que empieza a diferenciarse del ambiente con el cual se confundía. El niño quiere conquistar su independencia y la confianza en sí mismo, trata de descubrir su yo y de estudiar sus límites; así se vuelve negativista, rebelde, obstinado y caprichoso, llegando incluso a reaccionar con cólera y agresividad frente a las limitaciones o imposiciones externas.

No obstante, esta edad se caracteriza por una dualidad o conflicto básico: necesidad de autoafirmación e independencia v/s necesidad de conquistar afecto y valoración de los demás. El «yo» se desea libre pero a la vez, estimado por otros.
El intenso oposicionismo coexiste con los sentimientos de ternura y búsqueda de aprobación.
La llegada de un nuevo hermano en este período, suele despertar intensas reacciones de celos y envidia. La regresión temporal en las funciones más recientemente adquiridas (lenguaje y control de esfínteres), puede ser una expresión de sus ansiedades.

Actitudes de los padres
En los padres se pueden dar actitudes distintas:
-Actitud de estrictez extrema, que intensifica la oposición o favorece la dependencia patológica, o una sumisión temerosa pero resentida a la vez, desembocando en una tendencia a la mentira o resistencia.
-Actitud sobreprotectora de tolerancia excesiva. Se oponen a la de un «yo» fuerte y realista, capaz de tolerar las inevitables frustraciones que plantea la realidad, y dificultando también la aceptación de las necesarias normas de convivencia.
El niño necesita aprender a someterse a determinadas imposiciones, pero a la vez, debe adquirir conciencia de su capacidad de libre determinación. En este sentido, una actitud pedagógica adecuada, dejará libertad al niño para ejercer su voluntad en todo aquello que parezca posible permitírsele; pero a la vez, exigirá con firmeza y constancia el cumplimiento de las imposiciones y requerimientos que sean fundamentales.

  1. Fase Edípica (3 a 5 -6 años):
    El proceso de adquisición del control de esfínteres (completado entre el 2º y 3º año de vida), desencadena en el niño un marcado interés por los órganos relacionados con la función excretora. Estos se convierten en centro de manipulaciones y exploraciones que le llevan a descubrir la diferencia entre los sexos.
    Aparecen así las primeras preguntas de contenido sexual; y el niño se ve obligado a rendirse ante la evidencia, contraria a sus creencias de ser el centro del mundo, se da cuenta que no todos son como él: comienza a visualizar al padre y a la madre con un nuevo matiz y se descubre a sí mismo como semejante sólo a uno de ellos.
    La resolución de este conflicto dependerá, en gran medida, de las características y actitudes de los padres: su masculinidad y femeneidad respectiva y la seguridad en sí mismos, los capacitarán para acoger cálida, serena y firmemente los sentimientos alternativamente tiernos u hostiles del niño, sin fijarse excesivamente en el conflicto de Edipo.
    Este ambiente familiar facilitará el proceso de identificación del niño, proceso mediante el cual se supera este conflicto. Identificarse, para la niña significa sentirse como la mamá e imitarla; para el niño, sentirse como el papá e imitarlo. De esta manera se constituye una primera forma de identidad psicosexual.
    El complejo de edipo y la primera identificación sexual no es la única ni la última manifestación de la sexualidad infantil. El descubrimiento de las diferencias anatómicas y de roles entre los sexos, es el punto de partida para una curiosidad e interés sexual que se mantendrá a través del desarrollo.
    A continuación describiremos conductas sexuales normales a través del desarrollo, una indicación de conductas de preocupación y otras que hay que remitir a especialistas.

Descripción de Conductas relativas a sexualidad en pre-escolares Para comprender de mejor forma la descripción, tenga en cuenta que las frases que aparecen con un * corresponden a variables normales, las que aparecen con un – corresponden a conductas para preocuparse y las que aparecen con con una viñeta corresponden conductas perturbadas que requieren ayuda profesional

*Toca o frota sus genitales al cambio de pañales, al dormirse, cuando está tenso, excitado, o asustado.
-Toca o frota sus genitales, después que le han dicho varias veces que no lo haga.
 Se toca o frota sus genitales en público o en privado, hasta a llegar a excluirse de las actividades normales de la infancia.
*Explora diferencias entre hombres y mujeres, niños y niñas.
-Pregunta acerca de las diferencias de los genitales, después que todas las preguntas le han sido contestadas.
 Juega a roles masculinos o femeninos en forma irritada, triste o agresiva. Odia su propio sexo o el de otros.

*Toca los genitales, senos de familiares adultos y niños.
-Toca los genitales, senos de adultos no familiares. Pregunta si lo pueden tocar.
 Toca a adultos en forma solapada. Hace que otros lo toquen, pide ser tocado.
*Busca la oportunidad de mirar personas desnudas.
-Mira fijamente personas desnudas, aún después de haber visto a varias personas desnudas.
 Pide a la gente se saque la ropa. Trata de desnudar a la gente a la fuerza.
*Pregunta acerca de genitales, senos, relaciones sexuales.
-Pregunta a otras personas, después que todas las preguntas le han sido contestadas.
 Pregunta a extraños, aún después de que sus padres le han respondido. Conocimiento sexual excesivo para su edad.
*Erecciones.
-Continúas erecciones.
 Erecciones dolorosas.
*Desea estar desnudo(a). Puede mostrar a otros sus genitales.
-Desea estar desnudo en público, aún después que sus padres le han dicho que «no».
 Rehusa colocarse ropas, secretamente se muestra en público después de varias reprimendas.
*Interesado en observar lo que hacen las personas en el cuarto de baño.
-Interés persiste por días o semanas.
 Rehusa dejar a las personas solas en el cuarto de baño. Forcejea por entrar al baño.
*Interesado en concebir o tener un hijo.
-El interés de los niños no disminuye después de varios días o semanas de jugar a las guaguas.
 Desarrolla temor o enojo acerca del nacimiento o relaciones sexuales.
*Usa palabras groseras para referirse a funciones en el cuarto de baño o funciones sexuales.
-Usa palabras groseras en público y en casa, después que los padres le han dicho que no lo haga.
 Usa palabras groseras en público y en casa, después de haber sido reprendido varias veces.
*Interesado en sus propias heces.
-Unta con heces las murallas o pisos más de una vez.
 Repetidamente juega o unta con heces, después de haber sido reprendido.
*Juega al doctor inspeccionando otros cuerpos.
-Frecuentemente juega el doctor después que le han dicho que no lo haga.
 Fuerza a niños a jugar al doctor, sacándoles la ropa.
*Coloca algo en sus genitales o recto, o en el de otros niños, por curiosidad o exploración.
-Coloca algo en sus genitales o recto o en el de otros, después que le han dicho que no.
 Hace uso de coerción o fuerza al colocar algo en los genitales o recto de otros niños.
*Representa roles de mamá y papá.
-Simula conductas sexuales con otros niños con ropa.
 Roles sexuales reales o imaginarios sin ropa. Sexo Oral.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: