Artículo sobre El Currículum por Competencias

“Una educación desde la cuna hasta la tumba, inconforme y reflexiva, que nos inspire un nuevo modo de pensar y nos incite a descubrir quiénes somos en una sociedad que se quiera más a sí misma”.
Gabriel García Márquez

Definición de Currículum

El Currículum lo podemos definir como una Cultura social hecha una Cultura Educacional.

Concepto de competencia

Una primera aproximación a la noción de competencias en contexto, nos remite a dos ámbitos en los cuales el concepto ha sido abordado y operativizado: el campo laboral y el de la Psicología Cognitiva.

Surge de los verbos Competer y Competir que se diferencian entre sí a pesar de provenir del mismo verbo latino Competere. Venía a significar originalmente, ir una cosa al encuentro de otra, encontrarse, coincidir [Corominas, 1987].
A partir de expresiones latinas comenzó a adquirir el sentido de responder a, corresponder a, ser propio de, ser aplicable a” (Levy- Leboyer 2003)

Principales visiones:

En 1965 Chomsky definió a las competencias como la capacidad y disposición para la actuación y la interpretación.

Una diferenciación importante es la realizada entre competencia y ejecución en tanto la primera remitiría a la existencia de una serie de conocimientos tácitos que establecen una diferencia cualitativa.
Otros autores plantean que el término competencia era usado en la época medieval para referirse a la adquisición de habilidades por parte de los aprendices de cualquier oficio en su trabajo con el patrón.
Por otra parte, podemos decir, que las Competencias se relacionan con las ocupaciones, para identificar a alguien que, en su ocupación, es capaz de resolver situaciones con prontitud, de manera eficiente y eficaz, demostrando poseer conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes requeridas para el ejercicio de esa tarea.
En el ámbito de reflexión acerca de las competencias y el curriculum, un autor que aborda el tema es Perrenoud. La relevancia de este autor radica en que la mayor parte de los trabajos que hemos encontrado toman su obra como referencia para posicionarse en relación a la incorporación del enfoque por competencias a la educación. Para Perrenoud una competencia “es una capacidad de actuar de manera eficaz en un tipo definido de situación, capacidad que se apoya en conocimientos pero que no se reduce a ellos… [ya que] generalmente requiere que usemos y asociemos varios recursos cognitivos complementarios”.
Para Perrenoud las competencias son movilizaciones de esquemas a partir de una acción.
En tanto, para la Psicóloga francesa Levy Leboyer, las competencias son: “Repertorios de comportamientos que algunas personas dominan mejor que otras, lo que las hace eficaces en una situación determinada .
Para Levy-Leboyer, las competencias representan, pues, un trazo de unión entre características individuales y las cualidades requeridas para llevar a cabo misiones profesionales precisas.”.
Desde una perspectiva pedagógica crítica, Shapiro considera que el enfoque curricular de las competencias mínimas propuesto por las políticas educativas norteamericanas, se sustenta en una lógica individual – adaptativa desde la cual ser mínimamente competente significa tener aptitud para gestionar eficazmente la propia vida.
Sin embargo, es Guy Le Boterf quien a partir de su obra “Ingeniería de las competencias”, ha influido en los contextos actuales que trabajan con enfoque de competencias:

A partir de los procesos de Bolonia surge el Proyecto Tuning como una respuesta que permite instalar las competencias necesarias para los profesionales del siglo XXI. El Proyecto Tuning permitió transitar desde los procesos de Bolonia como una herramienta integrada, construida por las Universidades y para las Universidades.
El Proyecto se centra en las competencias específicas de las áreas (específicas de cada campo de estudio) y competencias genéricas (comunes para cualquier curso).” (Tuning 2003).
De acuerdo a lo mencionado anteriormente, podemos resumir que el Curriculum de competencia, se podría relacionar con las competencias que son una posibilidad que permite a la persona integrar esquemas cognitivos, afectivos, actitudes, habilidades, destrezas y aptitudes que permitirán tomar decisiones, prevenir, anticipar y solucionar situaciones en un contexto dado. Se puede deducir algunos aspectos fundamentales que incluye la actual concepción de competencia:

las competencias son movilizaciones que hace el individuo desde esquemas que son verdaderos constructos que utiliza la persona como comportamientos frente a diversas situaciones que se enfrentan a lo largo de la vida, éstas pueden referirse al cumplimiento de tareas en un puesto de trabajo, a despliegues de una disciplina profesional o a situaciones que son parte de la vida:

• Se movilizan conocimientos.
• Se movilizan esquemas.
• Están presentes las actitudes.
• Existen expectativas frente a situaciones y contextos.
• Se debe dar soluciones frente a situaciones y problemas.
• Se debe ser creativo frente a las soluciones que se indagan.
• Desde las características personales de cada uno se enfrentan las situaciones con espíritu crítico y reflexivo.
• Se debe buscar respuestas innovativas y sustentables frente a situaciones concretas o posibles.

Clasificación de las Competencias utilizadas en el currículum Formativo.

– “Competencias Genéricas: Identifican los elementos compartidos que pueden ser comunes a cualquier titulación, tales como la capacidad de aprender, de tomar decisiones, de diseñar proyectos, las destrezas administrativa. En una sociedad cambiante donde las demandas tienden a hallarse en constante reformulación, estas competencias y destrezas genéricas son de gran importancia.

– Competencias Específicas a cada área temática (destrezas y conocimientos. las destrezas relacionadas con las áreas de estudio son los métodos y técnicas apropiadas que pertenecen a las varias áreas de cada disciplina, por ejemplo, análisis de manuscritos antiguos, análisis químico, técnicas de muestreo, etc, según el área de conocimiento” (Proyecto Tuning 2003)

En esta nueva concepción – enfoque de competencias – los conocimientos no desaparecen; sino siempre están presentes, son necesarios, pero no totalmente suficientes en la docencia.

En las competencias siempre estarán presentes:
• “Saber” El saber cognitivo.
• “Saber Hacer”: los aspectos procedimentales que desarrollan habilidades y destrezas.
• “saber Ser”: la internalización actitudinal .

Por consiguiente, el modelo de competencias tiene un marco teórico transdisciplinar que abarca desde la Lingüística, la Psicología conductual, adiciona la Psicología cognitiva y la Sociología para aumentarse desde la Formación para el trabajo.
El eje principal de la educación por competencias es el desempeño entendido como
“la expresión concreta de los recursos que pone en juego el individuo cuando lleva a cabo una actividad, y que pone el énfasis en el uso o manejo que el sujeto debe hacer de lo que sabe, no del conocimiento aislado, en condiciones en las que el desempeño sea relevante” (Malpica, 1996). Desde esta perspectiva, lo importante no es la posesión de determinados conocimientos, sino el uso que se haga de ellos.
Este criterio obliga a las instituciones educativas a replantear lo que comúnmente han considerado como formación. Bajo esta óptica, para determinar si un individuo es competente o no lo es, deben tomarse en cuenta las condiciones reales en las que el desempeño tiene sentido, en lugar del cumplimiento formal de una serie de objetivos de aprendizaje que en ocasiones no tienen relación con el contexto.
Un rasgo esencial de las competencias es la relación entre teoría y práctica. En esta relación la práctica delimita la teoría necesaria. Malpica (1996), apoyándose en Schwartz, señala que la relación entre las condiciones y demandas de las situaciones concretas en el trabajo (la práctica) con las necesidades de sistematización del conocimiento (la teoría), es más significativa para el individuo sy la teoría cobra sentido a partir de la práctica; es decir, si los conocimientos teóricos se abordan en función de las condiciones concretas del trabajo y si se pueden identificar como situaciones originales.
El modelo de competencias profesionales integrales establece tres niveles, las competencias básicas, las genéricas y las específicas, cuyo rango de generalidad va de lo amplio a lo particular. Las competencias básicas son las capacidades intelectuales indispensables para el aprendizaje de una profesión; en ellas se encuentran las competencias cognitivas, técnicas y metodológicas, muchas de las cuales son adquiridas en los niveles educativos previos (por ejemplo el uso adecuado de los lenguajes oral, escrito y matemático). Las competencias genéricas son la base común de la profesión o se refieren a las situaciones concretas de la práctica profesional que requieren de respuestas complejas. Por último, las competencias específicas son la base particular del ejercicio profesional y están vinculadas a condiciones específicas de ejecución.
Propósitos de la educación:
• Buscar una formación que favorezca el desarrollo integral del hombre, haciendo posible su real incorporación a la sociedad contemporánea.
• Promover una formación de calidad, expresada en términos de competencia para resolver problemas de la realidad.
• Articular las necesidades de formación del individuo con las necesidades del mundo del trabajo.
• Promover el desarrollo de la creatividad, la iniciativa y la capacidad para la toma de decisiones.
• Integrar la teoría y la práctica, el trabajo manual y el trabajo intelectual.
• Promover el desarrollo de competencias consideradas desde una visión holística, tanto en términos genéricos como específicos.
• Promover cambios en lo que los individuos saben y en el uso que pueden hacer de lo que saben.
• Promover la autonomía del individuo.
• Promover la capacitación continua y alterna.

Identificación de competencias
Para identificar competencias existen diferentes metodologías y enfoques, asociados a los modelos y concepciones de competencias, los más utilizados son el enfoque conductista, enfoque del análisis funcional y el enfoque constructivista.

A) Enfoque o análisis conductista:
El método conductista identifica los conocimientos, habilidades destrezas y actitudes que influyen el comportamiento que evidencia una persona en el trabajo, relacionándolo con las tareas y ocupaciones que demanda el mercado laboral. Este modelo o enfoque es específico por ocupaciones, utiliza el Análisis Ocupacional: Su objeto es analizar los puestos de trabajo y las tareas para definir un currículo de formación. Se utiliza como base para elaborar un catálogo de las ocupaciones, el cual es un instrumento que describe la estructura ocupacional de un país o una comunidad. Este modelo surgió en Estados Unidos hace ya alrededor de 40 años.

B) Enfoque del Análisis Funcional

Este enfoque es de origen anglosajón, de basta extensión en el Reino Unido, hoy en uso en Nueva Zelanda y Australia con resultados de gran importancia en todo el tema de las competencias.
El Análisis Funcional se utiliza como metodología de análisis de una función productiva, o bien, de una profesión. Parte del propósito clave en una ocupación e identifica el conjunto de conocimientos, aptitudes, habilidades, destrezas y comprensión necesaria para un desempeño competente en un contexto laboral del oficio o profesión que está bajo análisis.

C) Análisis Constructivista
Recibe también la denominación de enfoque integrativo, su origen es francés y los expertos de manera consensuada lo consideran el de más difícil comprensión y operatividad. El enfoque constructivista considera al ser humano como integridad, lo analiza en su totalidad y trabaja inductivamente desde la teoría a través de la práctica. Está contextualizado en la educación continua, estableciendo lo que las personas saben y a partir de esto se determina lo que deben aprender.
“Un protagonista, si no el principal, de esta corriente es Bertrand Schwartz, de Francia. El concepto «constructivista» alude a que «(..) aclara las relaciones mutuas y las acciones existentes entre los grupos y su entorno, pero también entre situaciones de trabajo y situaciones de capacitación» (Schwartz, 1995). Es decir, este método rechaza el desfase entre construcción de la competencia y de la norma por un lado y por el otro, la implementación de una estrategia de capacitación. Construye la competencia no sólo a partir de la función que nace del mercado, sino que concede igual importancia a la persona, a sus objetivos y posibilidades.

A diferencia de los enfoques conductivistas, que toman como referencia para la construcción de las competencias a los trabajadores y gerentes más aptos o bien de empresas de alto desempeño, la preocupación de la metodología constructivista incluye, a propósito, en el análisis a las personas de menor nivel educativo.”(Martens 1996)

Diseño Curricular por competencia.

Para realizar un diseño curricular con enfoque de competencias primero se deben identificar las competencias declaradas en la titulación, en el marco de la misión que identifica a cada universidad.
en seguida, se define el perfil de egreso de esa titulación y de éste se levanta el plan formativo o malla curricular.
Cada módulo o un grupo de éstos será la respuesta a las competencias identificadas y será responsabilidad de cada docente fijar los resultados de aprendizaje de su área del conocimiento y, en particular, de su módulo o asignatura.

Existen preguntas claves que el docente debe responder cuando está planificando su módulo
– ¿Cómo contribuirá mi asignatura o módulo al logro de las competencias genéricas, transversales del currículo?
– ¿Cómo contribuirá mi asignatura o módulo al logro de las competencias específicas del área del conocimiento de mi disciplina?
– ¿Qué competencias espero lograr en el desarrollo de mi asignatura o módulo?
– ¿Qué estrategias formativas son una respuesta efectiva para el desarrollo de las competencias propuestas?

-Las competencias se pueden desarrollar desde el aula, pero sólo se evidenciarán en la acción, en la formación se acercan a la vida profesional en un contexto situacional real o simulado.
-Siempre requieren de actividades prácticas que les acerquen al estudiante al quehacer profesional.
-En este enfoque se necesita un alumno que participe activamente, motivado con el aprendizaje autónomo y un docente mediador de la construcción de aprendizaje.

Una planificación adecuada se sustenta en la didáctica.

-Didáctica
A fines de los años 70, en Francia, adquiere importancia, pero es en los 80 cuando se instala como eje fundamental de procesos formativos exitosos y con calidad.

Actualmente se entiende que la didáctica es la ciencia que investiga los fenómenos de la relación con el saber existente entre cada uno de los participantes del proceso de enseñanza aprendizaje.

Una competencia es la evidenciación de los saberes, por tanto debe incluir el saber cognitivo, el procedimental y actitudinal.

Criterios de evaluación

-Deben referirse a los tres ámbitos del saber.
-Deberán ser simples, es decir, evaluables y observables en sí mismas.
Sólo al llegar a esta etapa del diseño se está en condiciones de especificar contenido.

Proceso para seleccionar contenidos

• Establecer los tres tipos de contenidos asociados a los criterios de evaluación.
• Conformar bloques, manteniendo los tres tipos de saberes.
• Interpretar los contenidos, se deben manifestar matices y aportar información, sobre todo, para que aquellos contenidos que precisen de una concreción o precisión del nivel de sus desarrollos. Aquí es importante preguntarse ¿Qué consideraciones conviene tener presente para interpretar contenidos significativos (por su transversalidad, por necesidad de dar respuestas a algunas competencias, por especialmente relevantes, etc).
• Adaptación al entorno, observar el entorno profesional, diseñando actividades de aprendizaje para que los contenidos significativos se adapten al entorno.

Estrategias metodológicas

La forma de concretar las estrategias metodológicas son los métodos, entendidos éstos como la actividad pedagógica que resulta útil para el desarrollo de los conocimientos, habilidades y actitudes que se articulan en una competencia. Pueden agruparse en tres grandes categorías:

• Los que sustentan diversas formas de exposición magistral.
• Los que favorecen la discusión grupal o el trabajo en equipo
• Los que postulan en trabajo individual

-Los Métodos teóricos son los que se utilizan para exponer un contenido.
– Los prácticos los se imparten en laboratorios o aulas con apoyo de medios materiales, trabajos de campo, en lugares reales de trabajo.
-Los combinados hacen uso de descripciones teóricas y demostraciones prácticas del docente, utilización de guías y ejercicios de aplicación.

La eficacia de las estrategias dependen de factores:

• La naturaleza de la población estudiantil
• Los aprendizajes esperados
• El tipo de contenidos
• El contexto de enseñanza aprendizaje
• Las características del docente

Actividades:
• Actividades preparatorias: Activación de conocimientos previos, motivación
• Actividades de presentación de nuevos contenidos
• Actividades de práctica y transferencia
• Actividades de evaluación

Medios:
• Material impreso: Apuntes, guías de trabajo y textos
• Medios visuales no proyectable: Pizarra, papelógrafo.
• Medios visuales y proyección fija: Diapositivas, transparencias, power point.
• Medios audiovisuales sonoros y de proyección móvil: Cine, video, sitios web, video conferencias.
• Medios que se apoyan en el uso de la informática: Software de simulación, mutimedios.

Tipos de evaluación
• Diagnóstica: Requisito de ingreso al módulo o asignatura
• Formativa: Información sobre el proceso de enseñanza aprendizaje
• Sumativa: Evidencia de logro de los resultados de aprendizajes, en relación al futuro desempeño profesional.

Evidencia del desempeño

Es un instrumento tangible que da cuenta, ante terceros, de la adquisición de una competencia como consecuencia de un desempeño.

Tipos de evidencia
• Producto: Es una evidencia directa del resultado del trabajo de una persona. Puede ser el producto en sí o un registro de éste a través de algún medio (fotografía, video, audio)
• Prueba: Es una evaluación donde se demuestran los conocimientos y/o habilidades de la persona relacionados con la competencia en cuestión.
• Testimonio: En esta evidencia una tercera persona da fe de que la persona posee cierta destreza, habilidad o conocimiento asociado con la competencia.

Finalmente, cabe mencionar que este tipo de curriculum estuvo presente en la educación Regular a partir de los años 2007 aproximadamente, pero no permanecio en el tiempo y solo se sigue utilizando en la Educación superior, donde las Universidades entregan las herramientas necesarias para que los alumnos y alumnas adquieran el conocimiento y luego lo lleven a la práctica y así logren un aprendizaje significativo a través del “aprender haciendo”.

(Artículo realizado por los Profesores: María José alehuanlli, Constanza Orellana y Rodrigo Caamaño B.)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: