Consideraciones Generales sobre Rendimiento Escolar (apunte)

Se puede entender el rendimiento escolar, como una medida que pretende reflejar la cantidad

de aprendizaje logrado por un niño, a partir de un cúmulo de objetivos programáticos. Se expresa numéricamente de acuerdo a una escala de 1 a 7, en la cual la determinación de la nota se obtiene a partir de un porcentaje mínimo de aprendizaje, al que le corresponde la nota suficiente “4”.
Ahora bien, cuando se habla de un rendimiento escolar insuficiente o insatisfactorio, generalmente se tiende a pensar en “malas notas”; pero un rendimiento se puede analizar desde varios puntos de vista diferentes:

• En función del grado de adecuación de lo aprendido con las capacidades y/o aptitudes del niño.

• En función del grado de satisfacción / frustración de las expectativas frente a lo aprendido (a nivel personal).

• En relación a las expectativas o niveles educativos mínimos que esperan los padres de su niño (a nivel social).

• Lo que espera el grupo de pares, en relación al rendimiento de su niño (a nivel social).

En vista de estos elementos, al hablar de rendimiento escolar insuficiente, se puede estar aludiendo a varias situaciones.
Ejemplo:
Un niño está feliz con un 4,0 pues él tenía expectativas menores en relación a su aprendizaje, aunque le sobren capacidades. Para el profesor, el 4,0 es suficiente, ya que con esta nota alcanza los niveles legales de aprobación, pero a su vez puede ser insuficiente frente a los niveles establecidos y/o esperados por los padres, también puede ser insuficiente para lo que sus compañeros esperan de él, porque es alumno de 6.0.
En otros casos, un joven puede estar conforme, pues su rendimiento es adecuado en función de sus capacidades, pero insatisfactorio en función de sus expectativas y lo que se espera de él socialmente.
También se da que el rendimiento sea acorde a las expectativas y capacidades del alumno, y por sobre los niveles requeridos como imprescindibles, pero insuficiente por lo esperado por los padres.
Son muchos los sentimientos y reacciones que se pueden suscitar frente al rendimiento de un alumno; es interesante tener presente que existen distintos aspectos involucrados al definir el problema en el rendimiento escolar y en el rendimiento al tratar de intervenir.
Luego, es importante, para enfrentar con más elementos a un problema de rendimiento escolar, preguntarse lo siguiente:

• ¿Qué pasa con las aptitudes y capacidades del alumno?

• ¿Cuál es el grado de satisfacción/frustración en relación a sus logros?

• ¿Logra los niveles mínimos definidos para el curso?

• ¿Qué pasa con las expectativas/exigencias de los padres y pares?

Déjanos tu comentario en nuestras entradas y de esta manera seguir avanzando juntos en el camino del saber

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: