Conductismo según Watson

Watson (1878 – 1958), paralelamente realizaba investigaciones

utilizando los mismos conceptos (estímulo-respuesta) de Iván Pavlo v. Continuó con el estudio de ciertas conductas humanas, para determinar si alguno de los hasta entonces llamados «instintos», eran aprendidos o innatos. En esta teoría, son estudiadas todas las formas complejas de conducta, tales como, emociones y hábi tos, pues se considera, que éstas son producto de los cambios musculares y glandulares simples, que pueden ser observados y medidos.
El Conductismo, se basa en el empleo de procedimientos estrictamente experimentales para estudiar el comportamiento observable (la conducta), considerando al entorno como un conjunto de «estímulos-respuestas». Este enfoque tiene sus raíces en la concepción del individuo, como un organismo que se adapta al medio, que posee un conjunto integrado de movimientos y acciones. Se puede, en cierto modo, decir que la unidad de observación es el comportamiento o la conducta en el sentido de acción compleja, manifestada por el organismo en su integridad. Por este motivo, adquirió particular importancia el estudio del aprendizaje, empezando por las primeras adquisiciones infantiles. Al analizar las emociones, Watson expresaba la idea de que el miedo, la rabia y el amor son las emociones elementales y se definen partiendo de los estímulos ambientales que las provocan y a partir de estas tres «emociones base», se construirían las emociones.
Un caso clásico de aprendizaje de las emociones es el del pequeño Albert B., que Watson estudió. Utilizando técnicas de condicionamiento, logró que éste mostrara temor a una rata blanca que antes no le producía miedo alguno. Este psicólogo presentó la rata, que originalmente no producía temor, asociada a un ruido muy fuerte, luego de algunos ensayos, el niño desarrolló temor a la rata, temorque luego se generalizó a otros objetos peludos. De esta forma, Watson mostró que las conductas de temor eran aprendidas, porque al observar a niños muy pequeños, éstos casino tenían temores (por ejemplo a ratas, gatos, etc.), mientras que, al avanzar en edad, el número de temores que presentaban los niños era considerablemente mayor. Este autor sugirió, que esto se debía a que los niños aprendían estos temores del ambiente social, y no a que fueran temores instintivos. Watson señala que los niños pueden desarrollar miedos al generalizar una reacción emocional condicionada. Usando estos mismos principios, el autor desarrolló un método para producir la respuesta contraria, es decir, para eliminar ciertos temores en los niños.
Estudiando una de las primeras neurosis experimentales de la historia de la psicopatología, Watson probaría más adelante que la s neurosis no son ni innatas, ni objetos misteriosos, sino que podían definirse en los términos de respuestas emocionales aprendidas, al igual que muchas otras conductas (ataques de pánico, trastorno afectivo bipolar, angustia, depresión, estrés, ideas obsesivas, bulimia, anorexia, fobias, etc.).
Con sus estudios, Watson en 1920, mostró que no todos los «instintos» humanos conocidos hasta entonces, lo eran realmente, sino que algunos de ellos, consistían en sólo respuestas emocionales aprendidas. Así, este autor llegó a plantear que era posible, mediante un condicionamiento planeado y adecuado, transformar a un niño «normal» en cualquier tipo de persona que se desease, es decir, el ser humano también puede ser condicionado en su aprendizaje.

Algunas Aplicaciones del Conductismo y Condicionamiento Clásico en Educación:
El tener en cuenta los procesos de condicionamiento que existen en la base de todo aprendizaje, ayudará al educador no sólo a comprender ciertas conductas y actitudes de los alumnos frente al proceso de enseñanza-aprendizaje, sino también a moldearlas, de manera que contribuyan al desarrollo de un aprendizaje más efectivo.
Lefrancois, plantea por ejemplo, que la importancia del condicionamiento clásico y conductismo para los profesores, recae en que es a través de estos procesos inconscientes, que los alumnos aprenden a gustar o no gustar del colegio, las materias, los profesores, y los estímulos que se relacionan con ellos.
El condicionamiento clásico y conductismo, ocurren en todas las situaciones de aprendizaje, en casi todo momento, independientemente de cualquier otro tipo de aprendizaje que esté ocurriendo al mismo tiempo. Así por ejemplo, una materia nueva en la situación de aprendizaje puede ser un estímulo neutro para el alumno, es decir, no le provoca una respuesta emocional importante. El profesor, la sala o el ambiente que rodea al alumno, son estímulos incondicionados, que pueden ser agradables o desagradables: escritorio cómodo o incómodo, profesor amistoso o distante, etc. Si el alumno asocia la materia nueva con los estímulos agradables, probablemente presentará una respuesta condicionada de agrado frente a esa materia. Por el contrario, si asocia la materia con estímulos desagradables, probablemente responderá c on desagrado a la materia.
El condicionamiento clásico y conductismo, sirven asimismo para explicar la existencia de ciertas actitudes, así como para modificarlas. Por ejemplo, una niña puede temer a la oficina del director de su nuevo colegio, porque la asocia a los retos, ridiculizaciones y castigos que recibió en la oficina del director de su antiguo colegio. Para cambiar esto, se puede tratar de que asocie la oficina a los niños que están siempre riendo y jugando a su alrededor.
Las actitudes relativas a los compañeros, también son posibles de explicar y por ende, modificar en base al principio del condicionamiento clásico y conductismo; por ejemplo, Litchner y Jacobson (1969) reportan la existencia de un programa que trató de cambiar prejuicios raciales en niños blancos de segundo básico. Se hizo que los niños leyeran historias de libros que tenían dibujos de niños blancos y negros; los niños que leían de libros multirraciales, eran menos racistas que los que leían los mismos libros sólo con dibujos de niños blancos. Se piensa que la observación de los dibujos de niños negros, haciendo cosas que acostumbran hacer los niños blancos de clase media, tuvo un efecto positivo en la reducción de prejuicios. Asociaron actividades de clase media, con niños negros, y así lograron el cambio.
Por cierto, a nivel de aula, todo educador puede detectar muchas otras aplicaciones de estos temas.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: