Condiciones Personales de Discapacidad:

Lo que interesa conocer en este caso es cómo las condiciones personales de discapacidad pueden afectar al aprendizaje. Los estudiantes con necesidades educativas especiales

derivadas de discapacidades sensoriales, motoras, psíquicas, entre otras presentan una serie de peculiaridades que inciden en su proceso de desarrollo personal, las que es preciso conocer a fondo para ajustar la respuesta educativa y proporcionarles las ayudas necesarias. Dado que en este ámbito existe u n mayor estudio al respecto, tan sólo se incluyen aquí los tres aspectos más importantes:

  • *Naturaleza de la discapacidad motora, sensorial o mental y su incidencia en el aprendizaje: es decir, de acuerdo con la American Association on Mental Retardation identificar las capacidades, las limitaciones y la necesidad de apoyo.
  • Por ejemplo: La evaluación de la movilidad y la comunicación en los alumnos con discapacidad motriz con objeto de identificar las ayudas técnicas más adecuadas; o bien la evaluación de las características comunicativo-lingüísticas en los alumnos sordos así como el grado de pérdida.
  • *Aspectos etiológicos y, en su caso, neurológicos: se refieren a las causas que originan los trastornos, las cuales pueden ser de tipo ambiental o genética. El determinar el factor que causa el trastorno le permitirá al educador establecer, entre otras cosas, si se puede revertir o si tiene experiencias previas en el uso del elemento que presenta deficiencia, etc.

  • Por ejemplo: La etiología de una ceguera puede ser genética en el caso de que la persona haya nacido con dicha deficiencia, o ambiental en el caso de que un accidente se la hubiese provocado. Esto ayudará al educador a determinar si el alumno en algún momento conoció los colores, pudo ver su entorno o si nunca ha tenido la capacidad para hacerlo.

  • *Aspectos de salud: condiciones de salud/enfermedad; higiene; hábitos alimenticios: permiten al educador determinar la factibilidad de ciertas intervenciones.

  • Por ejemplo: Si un estudiante, por razones de salud, tiene contraindicado el desarrollar actividad física exigente, se deberá considerar el dato antes de solicitarle una actividad en el patio.

A diferencia de los modelos más clínicos, no interesa profundizar en las condiciones y naturaleza del déficit, sino que el esfuerzo ha de dirigirse hacia la identificación de cómo estos factores condicionan el aprendizaje por tanto, de qué apoyos se necesitan.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: