Conceptos Generales del dibujo, una Herramienta necesaria para la Discapacidad

1) El punto:
Es la unidad básica del dibujo. De acuerdo a la geometría, sabemos que toda línea está compuesta por infinitos puntos, uno al lado del otro de modo que no es posible distinguirlos. No obstante, también podemos considerar el punto como un elemento en sí para generar imágenes, ya que no siempre necesita estar inmediatamente al lado del otro para generar la idea de completación de la forma.

Esto debido al principio de proximidad de los elementos, el cual corresponde a una idea de percepción y fue definido por la escuela psicológica llamada Gestalt.

Principios básicos de la teoría de la Gestalt:
-Proximidad: los objetos más próximos tienden a percibirse como una unidad.
-Semejanza: los objetos similares tienden a agruparse.
-Completación: los segmentos de recta, arcos de circunferencia y otras formas simples tienden a continuarse.

Este cuadro está hecho solamente a partir de puntos (puntillismo). Gracias a la proximidad podemos considerar como parte de una misma forma a los puntos que están unos cerca de otros. La completación nos permite generar la idea de los contornos de las formas y la semejanza dada por tonos y tamaños nos permite distinguir unas figuras de otras.

2) La línea:
El uso que se le da comúnmente es el de contornear una forma para indicar su separación de un fondo. La línea ha sido desde la antigüedad un elemento que nos ha permitido expresarnos gráficamente. Las líneas pueden ser clasificadas en tres tipos:

a) Unidimensionales: expresa un recorrido plano, un ejemplo son las letras.
B) Bidimensionales: usadas para describir una forma que tiene alto y largo. Los dibujos de contornos que omiten las características de luz, color, sombra, textura, etc. Utilizan este tipo de líneas.
c) Tridimensionales: son aquellas que se utilizan para conformar un plano de valor. Son conocidas como líneas de achurado, ya que la sobre posición de muchas de ellas estructuran el volumen de una forma gracias a los efectos de luz y sombra.

El uso de las líneas nos permite crear toda una gama de sensaciones incluso si no se juntan unas con otras, es posible que nos entreguen sensaciones de formas y relieves si aplicamos los principios de la Gestalt.

3) Las formas:
Las formas quedan plasmadas por los rasgos espaciales globales que el dibujante considera esenciales para la representación. No obstante, dibujar es muchas veces una complicación, ya que se hace difícil lograr que el dibujo creado se parezca a nuestro referente. Esto ocurre ya que tenemos en nuestra cabeza ideas sobre cómo es o debe ser un objeto o espacio, son prejuicios que muchas veces imperan sobre lo que realmente estamos observando. Estas imágenes mentales, o ideales mentales sobre los objetos, implican el funcionamiento de esas imágenes; es decir, una tijera funciona en la medida en que el esquema dibujado (además de parecer una tijera) tenga
“potencialmente” la capacidad de cortar. Este sistema de pensamiento muchas veces se antepone a la percepción real de los objetos; por lo tanto, se hace necesario concienciar que a la hora de dibujar debemos ser capaces de extraer las formas reales, a partir de las formas básicas que componen los objetos y que a partir de esto se nos hará mucho más fácil otorgar posteriormente las características específicas.
Si comparamos estas escaleras, vemos que las primeras trataron de representar la escalera en base a la materialidad y la idea de “soporte” que debe tener. Sin embargo las escaleras del lado derecho, no se concentran en la idea sino en la forma básica que contiene a la escalera, a partir de esta forma se completa el resto. El resultado es mucho más “real”, aún cuando posee menos detalles.
Extraer las formas básicas de los dibujos nos permite lograr con mayor facilidad efectos de tridimensionalidad y veracidad. A partir de esto es posible crear dibujos muy parecidos a la realidad así como también esquemas que manteniendo las propiedades esenciales son de gran simpleza.

Características que debe tener un buen dibujo:
-Espacialidad:
-Encuadre:
Es el proceso mediante el cual elegimos qué es lo que queremos abarcar del espacio observado

-Luz y sombra:

Mediante la intensidad de los tonos, podemos lograr el efecto de que un objeto recibe luz desde algún punto.

El trabajo de todas estas características, de manera progresiva, permite que cualquier persona que se lo proponga logre realizar dibujos de gran parecido a la realidad.

El cómics es un ejemplo de cómo el uso de los convencionalismos y recursos perceptivos descritos, permiten generar una idea de verosimilitud de lo que se está observando sin ser, necesariamente, ilustraciones de excesivo realismo.
La comparación de la expresión de un objeto con un estado de ánimo humano es un proceso secundario. El sauce no es “triste” porque se asemeje a una persona triste. Más bien, lo que sucede es que, como la forma, dirección y flexibilidad de las ramas transmiten
La impresión de algo que cuelga pasivamente, se impone secundariamente una comparación con ese estado anímico y corporal”.

Arnheim Rudolph. “Arte y Percepción Visual”, 1983. Pp. 494

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: