CONCEPTOS FUNDAMENTALES EN TORNO A LAS RÚBRICAS

Una pauta de corrección permite evaluar el desempeño de un alumno de manera rigurosa.
Las rúbricas son un buen instrumento que permite hacerlo. Facilita la calificación del desempeño del estudiante en las áreas del currículo ( materias o temas) que son complejas, imprecisas y subjetivas.

Una rúbrica puede ser definida como “una pauta que ofrece una descripción del desempeño de un estudiante en un aspecto determinado a través de un continuo, dando mayor consistencia a los resultados “ (1) : Mediante una rúbrica es posible determinar la calidad de un producto de aprendizaje estableciendo los criterios con que se está evaluando y distinguiendo los distintos niveles de desempeño.

Los elementos característicos de una rúbrica son los criterios, la escala y los descriptores.
Los criterios establecen las características que una tarea debe presentar para ser exitosa.
Los descriptores detallan las características de cada nivel de desempeño, según el grado en que estos criterios han sido alcanzados.
La escala presenta los puntos a asignar en este continuo de calidad. El puntaje general puede calcularse sumando con o sin ponderaciones los puntajes parciales. Cabe destacar que algunas rúbricas utilizan escalas cualitativas o una combinación de ambos tipos de escala (cualitativa y cuantitativa).

Con ese fin establece una gradación (niveles) de la calidad de los diferentes criterios con los que se puede desarrollar un objetivo, una competencia, un contenido o cualquier otro tipo de tarea que se lleve a cabo en el proceso de aprendizaje.

Las rúbricas o matrices de valoración se están utilizando para darle un valor más auténtico o real, a las calificaciones tradicionales expresadas en números o letras.

De acuerdo a lo anterior, una matriz de valoración sirve para averiguar cómo está aprendiendo el estudiante, y en ese sentido se puede considerar como una herramienta de evaluación formativa, cuando se convierte en parte integral del proceso de aprendizaje. Esto se logra en las siguientes situaciones: cuando a los estudiantes se les involucra en el proceso de valuación de su propio trabajo (auto evaluación), del trabajo de sus compañeros ( co evaluación) o cuando el estudiante, familiarizado ya con la rúbrica participa en su diseño.

Si se considera la premisa de que la evaluación tiene como propósito fundamental proporcionar información sobre los distintos momentos del aprendizaje del estudiante, este instrumento y herramienta ofrece ventajas claras como son:

• Es poderosa para el profesor y para evaluar.
• Promueve expectativas sanas de aprendizaje pues clarifica cuáles son los objetivos del maestro y de qué manera pueden alcanzarlos los estudiantes.
• Enfoca al profesor para que determine de manera específica los criterios con los cuales va a medir y documentar el progreso del estudiante.
• Permite al maestro describir cualitativamente los distintos niveles de logro que el estudiante debe alcanzar.
• Permite que los estudiantes conozcan los criterios de calificación con que serán evaluados.
• Aclara al estudiante cuáles son los criterios que debe utilizar al evaluar su trabajo y el de sus compañeros.
• Permite que el estudiante evalúe y haga una revisión final a su trabajo, antes de entregarlo al profesor.
• Indica con claridad al estudiante las áreas en las que tiene falencia y con éste conocimiento planear con el profesor los correctivos a aplicar.
• Provee al maestro información de retorno sobre la efectividad del proceso de enseñanza que está utilizando.
• Proporciona a los estudiantes retro alimentación sobre sus fortalezas y debilidades en las áreas que debe mejorar.
• Reduce la subjetividad en la evaluación.
• Promueve la responsabilidad.
• Ayuda a mantener el o los logros del objetivo de aprendizaje centrado en los estándares de desempeño establecidos y en el trabajo del estudiante.
• Proporciona criterios específicos para medir y documentar el progreso del estudiante
• Es fácil de utilizar y de explicar.

Las rúbricas deben cumplir con ciertos criterios de calidad:

1. continuidad: entre los distintos puntajes debe haber el mismo grado de diferencia
2. paralelismo: los descriptores deben utilizar un lenguaje y una presentación común.
3. validez:: una rúbrica considera aquellos elementos centrales de una tarea.
4. confiabilidad: una buena rúbrica permite contar con evaluaciones similares entre distintos jueces a lo largo del tiempo.

El campo de aplicación de una rúbrica dependerá de su diseño. Aquellas que utilizan criterios más generales pueden ser utilizadas en un amplio campo de desempeño, por ejemplo para tareas de resolución de problemas. Otras pueden ser aplicadas en un campo un poco más restringido, por ejemplo, para evaluar escritura narrativa. Finalmente, las rúbricas específicas, se relacionan con una tarea única.

Otra distinción entre las rúbricas es que pueden basarse en un modelo holístico (total o comprehensiva),o en un modelo analítico.

Rúbricas analíticas:
Analizan cada criterio de manera separada.
El profesor evalúa inicialmente, por separado, las diferentes partes del producto o desempeño y luego suma el puntaje de éstas para obtener una calificación total.
Por ejemplo: la escritura de un alumno puede evaluarse según las estructura, el mensaje del texto, la aplicación de reglas ortográficas y la expresión de ideas.

Rúbricas holísticas:
Consideran el total de criterios a lo largo de la construcción de cada nivel de la rúbrica. Este tipo de rúbrica utiliza solo una escala por lo que entrega un puntaje global basado en una impresión general de la tarea.
El profesor evalúa la totalidad del proceso o producto, sin juzgar por separado las partes que lo componen

Las rúbricas holísticas y analíticas poseen ciertas ventajas y desventajas.
Una pauta holística es más sencilla y rápida para ser aplicada que una analítica pero se hace difícil realizar inferencias válidas acerca de los resultados ya que solo entrega una apreciación global. Por otra parte, la confiabilidad de los resultados se ve amenazada ya que los jueces, al formarse una apreciación global, pueden aplicar diferentes criterios o darles distinta importancia. Solo cuando se distinguen claramente los criterios, los resultados pueden mantenerse estables.
Regularmente se utilizan cuando pueden aceptarse pequeños errores en algunas de las partes del proceso, sin que ellas alteren la buena calidad del producto final. Son más apropiadas cuando las actividades de desempeño requieren que el estudiante produzca una respuesta sin que necesariamente haya una respuesta correcta única. El objetivo de los trabajos o desempeños que en esta forma se califican se centran en la calidad, dominio o comprensión generales tanto del contenido específico como de las habilidades que incluye la evaluación en un proceso unidimensional.

El uso de matrices de valoración holística o comprehensiva para evaluar puede resultar en un proceso más rápido que utilizar las matrices o rúbricas analíticas con el mismo fin,. Esto en gran parte se debe a que el profesor debe leer o examinar el producto o desempeño del alumno una sola vez, con el objeto de tener una idea general de lo que el estudiante pudo lograr. Como en estos casos lo que se busca es la valoración general, casi siempre se usan cuando el propósito de la valoración es por su naturaleza sumativo. Con este tipo de valoración muy poca retroalimentación puede darse al estudiante.

Principales distinciones entre rúbricas holísticas y analíticas.

Rúbrica Holística Rúbrica Analítica
Usa un solo puntaje basado en una impresión general Aísla cada dimensión en rúbricas separadas con sus propios criterios.
Puede comprometer la validez Favorece la validez de los result6ados
Aporta información menos específica acerca de los resultados Aporta con información específica acerca de los resultados
Es más rápida, fácil y generalmente lo suficientemente confiable cuando es usada para evaluar una habilidad general. Es más compleja de ser aplicada y requiere de más tiempo.
Las rúbricas explícitas basadas en criterios claros y distintivos gozan de una mayor consistencia y estabilidad

Rúbricas y categorías

• es mejor contar con pocas categorías pero significativas, que muchas categorías imposibles de distinguir.
• Cada categoría de puntaje debe estar definida usando descriptores de trabajo más que juicios.
• Es necesario considerar tantos estándares absolutos como estándares de desarrollo para llegar a establecer categorías.
• Los criterios de las rúbricas deben buscar los errores y las fortalezas.

Características de una buena rúbrica.

• Ser lo suficientemente genérica para relacionarse con una meta general pero también específica permitiendo realizar inferencias sobre tareas particulares.
• Evalúan no solo aquellos aspectos fáciles de medir sino que los elementos centrales del desempeño.
• No combina criterios independientes en una sola rúbrica
• Están basadas en el análisis de muchos ejemplos de trabajos
• Utilizan un lenguaje descriptivo (cómo se observa la calidad o ausencia de esta), en oposición a un lenguaje meramente comparativo.
• Provee de discriminación útil y apta que permite realizar juicios finos, pero no utiliza demasiados puntos en la escala que puedan amenazar su confiabilidad ( no más de seis)
• El cambio en la calidad entre los puntajes es igual (continuidad)
• Cada descriptor es paralelo a los otros, en cuanto al lenguaje utilizado en cada oración.
• El descriptor para cada punto de la escala es diferente, pero estos cambios se refieren a la calidad del criterio y no a cambios en éste ( coherente)
• Cuando múltiples rúbricas son utilizadas para evaluar un mismo evento, el peso de cada criterio es apto, no arbitrario.
• La rúbrica permite realizar inferencias válidas sobre el desempeño. Lo que se mide es lo que es central para la tarea ( validez)
• La rúbrica permite obtener puntajes consistentes entre jueces y tiempo.
• Es necesario usar criterios que estén relacionados directamente con el propósito y naturaleza de la tarea, más que centrarse en errores y logros mecánicos y formales.
• Generalmente los diseñadores de rúbricas están más interesados en la confiabilidad que en la validez, obviando indicadores como el de creatividad y poniendo el foco de atención solamente en aspectos de las técnicas.
• No es válido confundir diferencias comparativas cualitativas con diferencias cuantitativas arbitrarias para discriminar entre desempeños. Hay mucha tentación en construir indicadores basados en cantidades en vez de calidad, debido a la facilidad para medirlos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: