Conceptos centrales para orientar el trabajo de un Equipo Disciplinario y la Familia con personas con Necesidades Múltiples

Desarrollo de la comunicación
En el presente análisis detallaremos los conceptos centrales que deben orientar la labor educativa del equipo interdisciplinario y los padres, en lo relativo a la comunicación del niño con NEM. Estos son los siguientes:

 El niño con retos múltiples no tiene problemas conductuales sino problemas de comunicación.

 El trabajo en la comunicación involucra a todo el programa educativo y sus metas son lograr aprendizajes con orientación cognitiva.

 Si el niño se interesa en cualquier objeto de su medio (por su color, forma, tamaño, etc.) es el momento de iniciar el diálogo presimbólico. Es necesario aprovechar este interés del niño para darle un nombre al objeto o situación. De esta manera le estoy informando el mundo que lo circunda.

 Lo que interesa, no es lograr la conceptualización del objeto sino que debemos centrarnos en lo que puede hacer el niño con él (su funcionalidad).

 Se propone que toda actividad significativa para el niño debe tener un objeto que lo represente (son signos de la actividad). Se destaca la importancia del tablero de anticipación.

 El niño es el centro de la actividad. Debemos responder a lo que el niño quiere, pero trayéndolo adonde yo estoy trabajando (momento de la rutina).

 Como el niño con retos múltiples tiene un tacto muy desorganizado debo guiarlo en resonancia en la exploración de los objetos (mi mano junto a la mano del niño, no importa tanto el producto sino el proceso).

 Empezamos a dar nombre a las cosas con gestos naturales y funcionales (el nombre no es pelota, sino lo que hago con ella).

 Entrego gestos naturales (si le enseño un gesto para comunicar se acabó, impido que tire la galleta, este gesto natural se lo entrego en resonancia).

 Cada niño podrá tener un nombre referencial.

 Empezamos a acompañar al niño en su mundo. Debo actuar inicialmente en resonancia, en el tiempo del niño.

 El niño tiene derecho a tener preferencias. Debemos facilitarle el tener preferencias.

 Aunque el niño esté en resonancia, requiero estimular su autonomía (si le presento sólo una alternativa el no aprende a elegir).

 La idea es entrar en su mundo y otorgarle preferencias respetando su autonomía (dónde quiere sentarse).

 La rutina es importante de modo de entregarle orden a su mundo.

 Debo pensar en mi apodo. Algo que me caracterice (gesto natural de anteojos). Puedo usar algún objeto que me identifique (pulsera, lápiz labial, colonia, etc.).

 El ambiente debe estar preparado para el niño. Debe poseer claros marcadores que le anticipen la actividad. En cada marcador me detendré para que el se vaya informando de hacia adonde va a llegar.

 Mi objetivo es que el niño tenga un mundo funcional, predecible, estable.

 Las partes de la actividad: Principio, medio y fin deben respetarse. Todo el tiempo tenemos que anticipar la actividad.

 Toda actividad tiene nombre y tiene posibilidad de que el niño la rechace (¿qué le doy para que aprenda que puede rechazar la actividad?).

 El niño tiene derecho a pedir atención interacción. El niño presimbólico necesita el gesto.

 La comunicación no es sólo antes de la actividad sino durante (estamos jugando a la pelota) y al final de la actividad.

 Otro reto es cómo él le comunica a otro niño que quiere interactuar. En un niño ciego es fundamental informar que otros niños están en la sala y cuando estos se han ido.

 Es importante que veamos la comunicación como un proceso dinámico, contextual y no lineal.

El niño con NEM requiere organización en su mundo cotidiano ya sea en casa o colegio, de tal manera que pueda anticipar los acontecimientos dentro de una rutina establecida. Esto lo tranquiliza y facilita la introducción de nuevas actividades dentro de un contexto claro. Así la estructuración del mundo del niño debiera considerar tres aspectos fundamentales:

 ORDEN DEL ESPACIO: que permita contextualizar: en esta mesa solo se hace arte y no comida. Usar apoyos que le permitan al niño anticiparse (mantel, babero).
 ORDEN EN EL TIEMPO: antes de comer se pone el babero, después de comer se saca el babero y va al baño.
 ORDEN DE PERSONAS: mamá me viste, papá me lleva al colegio, con Carmen toco el tambor.

El desarrollo de la comunicación temprana se basa en tres ideas:

 Empleo de rutinas diarias constantes.
 Dar al niño avisos para que aprenda a anticipar los que va a ocurrir
 Dar al niño oportunidades en las que pueda experimentar algo de control sobre su entorno.

Es necesario ir desarrollando una relación de mucha unión y confianza. Pueden relacionarse de maneras que estimulen al niño a tolerar el que lo toquen o manipulen y en las que pueda empezar a demostrar placer durante las interacciones.

Proceso de desnaturalización de los objetos

El concepto de “desnaturalización de los objetos” tiene relación con la forma de representación de los objetos en las diferentes etapas de desarrollo del pensamiento en el niño, de tal manera que el niño pueda usar esa información:

 El niño necesitará de un apoyo sistemático para pasar de una forma concreta a una forma abstracta
 Hay una jerarquía de abstracción al usar símbolos. Yendo del mas concreto al más abstracto
 Pensemos en un niño que necesita símbolos táctiles:

Lo más concreto Lo más abstracto

Símbolos táctiles pueden ser: Objetos, partes de objetos, símbolos abstractos o Braille.

 Pensemos ahora en un niño que necesita señales visuales:

Lo más concreto Lo más abstracto

Los símbolos visuales pueden ser; fotografías, dibujos con color y sin color, palabras

Esta forma de trabajo siendo sistemática, nos permitirá por una parte avanzar con el vocabulario del niño y por otra ir también elevando los niveles de simbolización. Así es posible que el niño con algunos elementos u objetos se encuentre en el nivel concreto (cuando recién los está incorporando) y con otros en el nivel de representación gráfica.

El niño está desarrollando su lenguaje y aprendiendo conceptos que le serán útiles en su comunicación diaria, está interactuando y cada vez más sus intercambios comunicativos le permiten ejercer mayor control sobre el entorno.

La desnaturalización de los objetos facilita la comunicación pues en la medida que conoce más objetos el tendrá también la posibilidad de elegir, rechazar, identificar, pedir, relacionar objetos reales y sus representaciones.

Los profesores deben esforzarse por ayudar a construir en los niños las dos vías de comunicación tanto receptiva como la expresiva. Está última es fundamental para conversar con el niño, muchas veces difiere la forma como el niño recibe la información de cómo el puede expresarse. Por lo tanto se deben utilizar todos los medios posibles para que el niño con problemas visuales y auditivos, por ejemplo, reciba y entienda los mensajes.

Una vez que el niño tiene una estructura y organización de su entorno usa un conjunto de comportamientos comunicativos intencionales. Se interesa más en la comunicación en interactuar con otros, maneja los objetos de referencia (los cuales le han servido para anticipar acciones), comprende las situaciones y anticipa rutinas diarias, centra su atención en objetos, personas, acciones, es más dinámico en el medio que lo rodea (entorno).

Maneja un conjunto de señales y claves auditivas, visuales, táctiles y responde a estas. Hay manipulación física, comprende y usa gestos (gestos naturales y pantomima), muestra objetos/imágenes ya sea señalándolos o cogiéndolos; también tironea o empuja con el fin de obtener lo que desea.

Es en este momento cuando ha surgido la pregunta para profesores, terapeutas y padres: ¿Y ahora que sigue?, ¿cómo se puede mejorar la comunicación del niño?, ¿cómo hacerla más efectiva?, ¿Cómo podría comunicarse con más gente?, ¿qué nuevas formas de comunicación puede aprender?, ¿Cómo enseñarle vocabulario?, ¡El niño quiere interactuar, es dinámico y se interesa por los gestos! (conoce los gestos y señas básicas que se han usado antes para anticiparle y organizar su entorno/rutina).

Pero para decidir si el niño está realmente listo para continuar con el siguiente paso, no solo basta con que cumpla un listado de requisitos y/o manejo de ciertas habilidades con las cuales el niño establece los primeros contactos comunicativos.

Es necesario hacer un análisis de su desempeño comunicativo, del conocimiento que el niño tiene de su mundo y como lo controla. Solo porque se ha observado que a la hora del desayuno el niño demuestra una habilidad, no se puede decir que dicha habilidad esté instaurada. Se debe realizar una evaluación a conciencia de las habilidades que el niño está manejando y como estas son funcionales en cada contexto; si la cantidad de comportamientos son significativos y exitosos en cada intercambio comunicativo y fundamentalmente si el niño GENERALIZA todas esas habilidades que diariamente a través de la rutina ha aprendido en actividades específicas. Las transfiere o realiza en diferentes actividades en donde normalmente lo ha venido haciendo. Igualmente hay que determinar la frecuencia con la que ocurren estos. El niño debe realmente manejar un repertorio de comportamientos consistentes y coherentes a cada situación.

Bien este es el momento cuando los niños están listos para comenzar el trayecto hacia un mundo más simbólico. (De lo concreto a lo abstracto).

Dependiendo del nivel de experiencia del niño, él utilizará comportamientos simbólicos como un movimiento, una mirada, vocalizaciones, gestos; otros por ejemplo tomarán su mano y lo llevarán hasta el lugar u objeto que ellos desean. Otros tomarán el objeto empleado para anticiparle alguna actividad y quienes hayan iniciado la utilización de señas lo harán o por lo menos una aproximación a ésta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: