Comparación

La habilidad de hacer comparaciones constituye un paso importante en la comprensión matemática del niño. Los niños empiezan a comparar objetos familiares, ya que los números son demasiado abstractos. Con el tiempo serán capaces de aplicar este conocimiento para comparar un número con otro.
Para entender este concepto más plenamente, el niño debe empezar por entender los grupos iguales. Al comparar dos grupos y centrarse en igualarlos, el niño crea un estándar con el cual hacer comparaciones futuras de más y menos (*).
Cuando el niño esté listo, comparará dos grupos que no son iguales de una variedad de materiales y describe a los grupos como “más que” o “menos que» el otro.
Actividades para todo el grupo Comparar grupos Comparar alturas
Actividades en grupo chico Comparar nombres Medir partes del cuerpo Juego de menos y más
Para el rincón de matemáticas Medir con envases Pesar y comparar
Comparar grupos
Grupo grande
Habilidades Comparar dos grupos iguales.
Materiales Colecciones, figuras geométricas, frutas, etc. Tarjetas de número (opcional).
Actividad Los niños miran los grupos y comentan qué cantidad de objetos tienen. Escoja un material y forme dos grupos con tres elementos cada uno. Pregunte a los niños cuántos elementos hay en cada grupo, y (formando filas con correspondencia uno a uno) cuéntenlos de nuevo. Recalque que hay tres en un grupo y tres en el otro, en los dos grupos hay tres.
Varíe el ejercicio agrupando otros materiales y subiendo en número de elementos que puedan contar fácilmente en correspondencia uno a uno (hasta cinco elementos).
Haga un grupo de cuatro figuras y pregunte cuántas figuras de otro tipo necesita para que queden iguales. Póngalas de a una y pregunte cada vez si están iguales. Confirme la predicción de los niños, señalando que efectivamente necesitaban ese número. En este momento puede poner tarjetas de número en cada grupo, señalando cuántos elementos tiene cada uno. Los niños pueden predecir en silencio, mostrando cada uno una tarjeta con el número correspondiente.
Una vez que los niños comparen dos grupos iguales, siga con las demás actividades de comparación. Si los niños necesitan más tiempo, o si las habilidades son muy dispares, puede trabajar con exploración libre, agrupando a los niños por nivel de habilidad, observando y guiando a los niños en los grupos. Introduzca paulatinamente otras actividades en grupo grande.
¿Cuántas figuras hay en este grupo? (Tres)

¿Y en este? (Tres) …..Claro, en los dos hay tres.
¿Ahora cuántas figuras necesitamos para que sean iguales? (Una)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: