¿Cómo ser Escuelas Efectivas?

En el siguiente artículo, (tomado de la página web www.tarapacaeduca.cl) nos habla sobre la efectividad de las Escuelas o como éstas pueden llegar a lograrlo. Es importante manifestar la labor del docente como factor principal y a la familia como entelequia fundamental en el proceso de enseñanza-aprendizaje; se ha comprobado que una Familia activa y presente, mejora un alto porcentaje de desempeño y desarrollo del menor en la Escuela.
Las Escuelas Efectivas se podrían considerar como el paso previo para llegar a ser establecimientos Inclusivos.

Escuelas efectivas

En 1966, el Informe Coleman remeció las creencias de los países anglosajones sobre el verdadero aporte de las escuelas, especialmente en los sectores de pobreza. La investigación planteaba que el aprendizaje no dependía de la calidad de la escuela, sino de la escolaridad y estímulo de los padres.

Esta problemática conclusión que anulaba el papel de la escuela en la socialización y enseñanza, tuvo no obstante un efecto vitalizador, porque generó todo un movimiento orientado a demostrar lo contrario, esto es, que la escuela sí podía hacer una diferencia. Una parte de los investigadores enfrentó el informe Coleman de manera más positiva, analizando qué hacían las escuelas cuyos resultados eran consistentes. Nacía de esta manera el movimiento de las Escuelas Efectivas.

¿Qué tienen en común las escuelas efectivas?

Cinco factores claves fueron entonces identificados, como aspectos comunes en las escuelas que obtienen buenos resultados:

1.- Profesor efectivo: maneja los contenidos del currículum, los conoce, los domina, tiene buena metodología para enseñarlos y sabe adaptarse a las distintas realidades de los niños con los que trabaja.

2.- Sala de clase efectiva: un espacio agradable, donde los tiempos se utilizan de manera óptima para la enseñanza, donde se hace una normalización de los niños para que estén dispuestos a trabajar bien y se crea un contexto propicio para el proceso de aprendizaje.

3.- Relación escuela-familia: se concluyó que no se trataba de escuelas que hicieran “cosas por la familia”, sino que mantenían con esta una relación centrada en los objetivos de aprendizaje de los niños.

4.- Liderazgo: el director está muy implicado en los procesos de aprendizaje y no sólo en administrar la escuela, lo cual significa que ese director sea capaz de observar clases, apoyar a los profesores y monitorear los procesos de enseñanza.

5.- Evaluación permanente: revisión regular de auto observación, para evaluar si los objetivos planteados por la escuela se han cumplido en un periodo específico.

Los estudios de eficacia mostraron, además, que un tema importante es la expectativa, lo que en las investigaciones se llamado el Efecto Pigmalión: un profesor con altas expectativas sobre sus estudiantes, ya produce un mejoramiento en los resultados de aprendizaje; un profesor que cree en sus alumnos cambia absolutamente la disposición de ellos a aprender. Y lo mismo pasa en los otros niveles: un director que cree en sus profesores produce un impacto positivo en el trabajo general.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: