Cambios en Educación (Documento)

Cambios recientes al curriculum escolar:
problemáticas e interrogantes
En los últimos cinco años se han efectuado diversos cambios al currículum nacional, los cuales tienen distinto origen, naturaleza y alcance. Respecto de
su origen, unos devienen de la evolución de la reforma curricular de los ´90 y otros surgen en el marco de la Ley General de Educación; respecto de su
naturaleza y alcance, unos son ajustes curriculares y
otros tienen el carácter de reforma, ya que implican un cambio en la estructura curricular, contemplan una modificación de la actual configuración del
sistema educativo y además, se enmarcan en un nuevo contexto legal e

institucional
Apesar de la relevancia de los últimos cambios en las definiciones curriculares nacionales, tanto en el medio profesional y académico como en la opinión
pública no se han analizado con detenimiento dichas modificaciones, lo cual ha generado confusión respecto de los tipos de cambios realizados y del estado
actual del currículum escolar chileno. El presente Notas para Educación de julio de 2014 tiene como propósito describir los cambios recientes al currículum
nacional e identificar tensiones y problemáticas que emergen en ese contexto.
Antecedentes
La reforma curricular de inicio de los ´90 se generó en un proceso mandatado por la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza1, en el contexto del retorno
a la democracia. Como ha sido ampliamente descrito (Cox, 2003, 2009, 2011; Gysling, 2003; Magendzo, 2008; Picazo, 2007, 2013), este fue un proceso forzado
en un inicio, ya que no estaba
en el plan del gobierno de la transición democrática, pero posteriormente fue asumido en la agenda educativa, por lo que se aunaron esfuerzos políticos
para consensuarla, se destinaron recursos económicos para financiarla y se generó una institucionalidad al interior del Ministerio de Educación (Unidad
de Currículum y Evaluación) para poder desarrollarla.
Esto derivó en un extenso periodo de bastante estabilidad de los procesos de generación de los documentos e instrumentos curriculares, sostenido en un
mismo marco legal, con una institucionalidad que va adquiriendo experiencia en estos procesos y con lineamientos
curriculares estables. En 2010 se inicia la etapa de ‘transición’
*
La profesora Olga Espinoza Aros es Doctora en Educación (PUC), y académica de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile,
del Programa de Formación Pedagógica y del Programa de Magíster en Educación, mención Curriculum Escolar
1 En adelante L.O.C.E
en la que se encuentra actualmente el currículum nacional, periodo que se ha caracterizado por la superposición de dos procesos de cambio que obedecen
a orígenes distintos: un ajuste curricular que deviene de la evolución de la reforma de los ´90, junto con una nueva reforma curricular gestada a partir
del cambio del marco legal respecto del currículum.
Se puede observar que luego de un proceso de evolución paulatina y prolongada, que abarca década y media, en los últimos años se han registrado cambios
acelerados y en ciertos aspectos desarticulados, lo que ha incidido negativamente en su conocimiento y comprensión tanto por parte del medio académico
como del medio profesional docente.
A continuación se describe el Ajuste Curricular 2009 en cuanto proceso de evolución de la construcción curricular de los ´90, posteriormente se analiza
el complejo escenario de su implementación debido a la superposición con el proceso de reforma iniciado en 2012 y finalmente, se plantean problemáticas
e interrogantes ante el estado actual del curriculum.
El Ajuste curricular 2009 como parte de la evolución de la reforma de los ´90.
En las últimas dos décadas el currículum escolar chileno se enmarcó en la denominada reforma curricular de los ´90, la cual se situó en un proceso más
amplio de reforma educativa ya que, además de la reforma del currículum, contemplaba los programas de mejoramiento e innovación pedagógica, el plan de
la jornada escolar completa para todos los establecimientos
educacionales y los programas de perfeccionamiento docente. Este proceso también consideró la creación de las Bases curriculares de la Educación Parvularia,
ya que si bien la
L.O.C.E.
no indicaba la generación de definiciones curriculares para este nivel, desde los primeros años de la reforma se desarrollaron lineamientos para incorporarla
a este proceso (Ministerio de Educación, 2001; Ministerio de Educación y Unesco, 2004); por ello, desde 1998 se trabajó en la elaboración de las Bases
Curriculares, las que finalmente se publicaron en 2001. La reforma curricular de los ´90, en su extenso proceso de generación y desarrollo, realizó diversos
ajustes a los documentos curriculares nacionales. En términos generales, estos obedecieron al propósito de otorgar mayor consistencia interna a la propuesta
curricular nacional, propendiendo a una mayor articulación entre niveles. Junto con ello, también se evidenció una tendencia a aumentar el nivel de especificidad
de las orientaciones y prescripciones curriculares.
Así, en 1999 se realizó el primer ajuste al Marco Curricular de Educación Básica, que había sido definido en 1996, con el propósito de hacer más consistente
su articulación con la educación media y con el régimen de Jornada Escolar Completa (Decreto 240/1999). Este ajuste contempló principalmente modificaciones
de los Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de 5° a 8° básico.
Posteriormente, en 2002, se ajustaron los Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de 1° a 4° básico de Lenguaje y Matemática (Decreto
232/2002) y se generaron nuevos programas de estudio para todas las asignaturas. La fundamentación del Ministerio de Educación, respecto de este cambio,
refirió a la necesidad
de entregar orientaciones curriculares más precisas a los docentes, como una manera de enfrentar los deficientes resultados nacionales en la evaluación
SIMCE del año 1999 (Ministerio de Educación, 2008 b).
En Enseñanza Media, las definiciones se mantuvieron bastante estables, ya que desde su elaboración en 1998, sólo se realizaron tres ajustes muy acotados.
En 2000 se crearon las especialidades de Dibujo Técnico y Servicios de Turismo (Decreto 593/2000); en 2001, se realiza una modificación de los Objetivos
Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios de Química y Biología en 4° Medio (Decreto 246/2001) y en 2002, se ajustó el marco temporal de formación
científico humanista en 3° y 4° Medio, aumentando en una hora, para atender a la demanda de más presencia de filosofía en el currículum (Ministerio de
Educación, 2008b). La reedición del documento, fechada en 2005, recogió estos cambios.
En 2008 se comienza a gestar el llamado Ajuste curricular 2009, el cual podría considerarse el ajuste de mayor relevancia y amplitud, debido a que uno
de sus principales propósitos fue fortalecer la coherencia y consistencia de la propuesta curricular en su conjunto, desde el primer año de Educación Básica
a Cuarto de Educación Media, teniendo a la vista la existencia de definiciones curriculares nacionales para la Educación Parvularia.
Si bien el desarrollo de la reforma curricular de los ´90 se realiza en una línea de continuidad (bajo una misma ley, con una misma institucionalidad y
estructura del sistema, y con igual estructura curricular); al analizar el contenido específico de los documentos curriculares se evidencia cierta discontinuidad
debido a diversas razones, siendo la más evidente los
contextos de producción, ya que los documentos curriculares fueron generados en momentos distintos, por diversos equipos y bajo distintas administraciones.

Se constataban, así, problemas de articulación y continuidad, algunos de origen más bien formal (como las denominaciones de las asignaturas) y otras de
carácter netamente curricular (como el nivel de explicitación de las habilidades o la progresión curricular). Frente a ello, uno de los principales propósitos
del Ajuste curricular 2009 fue la revisión del currículo en su conjunto para dotarlo de mayor coherencia en su progresión, como consistencia en su forma.

Por otra parte, también reforzaba la necesidad de revisión y ajuste del currículum el cúmulo de evidencias respecto de la implementación curricular, recogido
desde diversas fuentes, tanto en estudios de seguimiento de la implementación realizados por el Ministerio de Educación como por el análisis realizado
por otros agentes y comisiones ad hoc (Entre estos se encuentran: el estudio de la Comisión para el desarrollo y uso del SIMCE (Ministerio de Educación,
2003); el estudio de la Comisión de Formación Ciudadana (Ministerio de Educación, 2004); la revisión de las políticas educativas realizadas por la OCDE
(OCDE, 2004); la revisión del Colegio de Profesores desarrollada en 2005 en el Congreso Pedagógico Curricular (Colegio de Profesores, 2006); y los planteamientos
recogidos por el Consejo Asesor presidencial (Consejo Asesor presidencial, 2006)). El Ajuste 2009, por tanto, es un cambio curricular que se genera a partir
de un importante conjunto de antecedentes y evidencias que lo avalan; a partir de los cuales se
propusieron las modificaciones.
Respecto a las diferencias de tipo formal existente en los documentos curriculares, el Ajuste 2009 planteó homogenizar la denominación de las sectores
de aprendizaje para toda la trayectoria escolar y propuso una misma estructura textual para la presentación del marco curricular de todos los niveles,
en la cual se explicita y visibiliza gráficamente la vinculación de los Objetivos Fundamentales Verticales con los Objetivos Fundamentales Transversales;
por otra parte, los Contenidos Mínimos Obligatorios, se organizan en ejes.
En relación a los ajustes de carácter curricular propiamente tal, estos tienen
como foco reafirmar la opción del currículum nacional por la centralidad de los aprendizajes que deben desarrollar los estudiantes; estos aprendizajes
son concebidos como una integración de conocimientos, habilidades y actitudes. Si bien esta visión curricular estuvo presente desde el inicio de la reforma,
fue adquiriendo mayor relevancia y consistencia en la medida en que se generaron documentos curriculares complementarios tales como los Mapas de progreso
(Ministerio de Educación, 2007) y los Niveles de logro (Ministerio de Educación, 2008a), los cuales permitieron un análisis longitudinal de la secuencia
curricular y evidenciaron la necesidad de fortalecer la explicitación de la progresión de los aprendizajes
pretendidos por el currículum.
Es por esto que en el Ajuste 2009 se revisó la estructura curricular con el propósito de mejorar la secuencia y progresión, para ello, no sólo se realizó
una reubicación de algunos contenidos en la secuencia curricular, sino también se reformuló la redacción de los Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos,
con el propósito de mejorar la comunicación del énfasis en el desarrollo de habilidades y hacer explícitos los enfoques disciplinares en los que se sustenta
el currículum de cada asignatura.
Este proceso de revisión curricular pretendía abarcar la totalidad de las asignaturas de los niveles Básica y Media y de todos los tipos de formación:
general, científico humanista y técnico profesional. Para cumplir tal cometido, se planteó iniciar el proceso con una primera etapa en que el ajuste se
acotó a cinco asignaturas: Lenguaje y Comunicación, Matemática, Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Ciencias Naturales e Inglés; y a 21 de las 46
especialidades existentes en ese momento en Educación Técnico Profesional. El resto de las asignaturas y de las especialidades de Educación Técnico Profesional
se proyectaban para una segunda etapa (Ministerio de Educación, 2008b). La propuesta de ajuste curricular fue presentada al Consejo Superior de Educación
en junio de 2008 y aprobada en mayo de 2009.
Respecto de su implementación, en los decretos en que se concreta su aprobación (Decretos 256 y 259 de 2009) se explicitaba un plan progresivo de implementación,
que contemplaba la generación de los planes y programas de estudio de forma secuenciada. La
organización propuesta era la siguiente: se iniciaba la implementación de los cinco sectores ajustados de 5º básico a 1º año medio durante 2010, y de ahí
se avanzaba anualmente hasta completar los cursos de la Educación Media en 2013; el primer ciclo básico se implementaría durante 2011. Las razones de esta
secuencia se refieren a la prioridad que debían tener los niveles escolares que no se habían modificado desde los inicios de la reforma (Ministerio de
Educación, 2008b).
En Educación Técnico Profesional se actualizaron los perfiles de egreso en 21 especialidades, considerando antecedentes del campo laboral y productivo,
y también los Objetivos Transversales (Ministerio de Educación, 2008b).
Un aspecto destacable del Ajuste Curricular 2009 es que fue concebido como parte de una ‘política de desarrollo curricular’ (Ministerio de Educación, 2008b);
lo que representa una característica relevante en términos conceptuales, pues se comienza a instalar desde la política pública una visión más dinámica
y compleja de los procesos de diseño y desarrollo curricular, en que los cambios al currículo se entienden como procesos cíclicos que se actualizan a la
luz de las evidencias de la implementación, de la investigación educativa y de las demandas del contexto, local y global (Gysling, 2007).
Antecedentes de la reforma curricular 2012
Paralelamente al proceso de diseño del Ajuste Curricular 2009, se produjo a
nivel nacional un movimiento estudiantil de gran relevancia, que copó la agenda política del año 2006 y marcó un hito, ya que a partir de este conflicto
se genera el acuerdo político que derogó la L.O.C.E y posibilitó la elaboración de un nuevo marco legal e institucional para la educación chilena: la Ley
General de Educación (2009)2 que contempla nuevos organismos como la Agencia de Calidad, la Superintendencia de Educación y el Consejo Nacional de Educación;
y posteriormente, la Ley de Aseguramiento de la Calidad y el Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Parvularia, Básica y Media
y su fiscalización (2011).
Este nuevo marco legal e institucional implicó transformaciones muy importantes respecto de las definiciones curriculares nacionales.
La L.G.E si bien mantiene el principio de descentralización curricular, o sea, que es una entidad distinta al Ministerio de Educación que sanciona las
propuestas curriculares nacionales, modifica su denominación y constitución, dándole a la nueva institucionalidad, el Consejo Nacional de Educación, una
composición más representativa del ámbito educacional.
Por otra parte, esta ley determinó cambios significativos para la configuración del currículum escolar. En primer lugar, se modifica la estructura del
sistema educacional, volviendo a la estructura de seis años para la Educación Básica y seis para la Educación Media. Los antecedentes y fundamentos de
este cambio son de diversa índole (Gysling, 2010), entre los que destacan: la debilidad en formación disciplinar de los docentes de segundo ciclo básico,

2 En adelante L.G.E.
especialmente en Matemática y Ciencias;
el establecimiento de doce años de
enseñanza obligatoria en 2003, hecho
que permite replantearse la estructura
de los ciclos de primaria y secundaria;
la evidencia comparada internacional;
la configuración que actualmente tienen
estos niveles en los establecimientos
particulares pagados y finalmente, las
características biopsicosociales de los
jóvenes de séptimo y octavo básico.
Pero sin duda, el cambio más importante que plantea la L.G.E en relación al currículum escolar es que establece una nueva reforma de éste, ya que indica
una modificación de la matriz curricular establecida en la L.O.C.E, pasando desde una estructura de Marco Curricular que define Objetivos Fundamentales
y Contenidos Mínimos Obligatorios, a Bases Curriculares en las que se definen Objetivos de Aprendizaje. Este cambio se orienta a fortalecer una estructura
curricular que permitiría una mayor especificación de los aprendizajes a lograr por los estudiantes.
Posteriormente, la Ley 20.529 (2011) crea el Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Parvularia, Básica y Media y su fiscalización,
el cual contempla la elaboración de estándares de aprendizaje, basados en el currículum vigente, los que según lo indicado en la ley, serán el principal
referente para la evaluación del logro de aprendizajes de los estudiantes y de la calidad de los establecimientos educacionales.
Este es el contexto de cambios curriculares definidos por la L.G.E, cuyo plazo de implementación sólo es explícito respecto del inicio de la nueva estructura
de la Educación Básica y Media, ya que indica que éste comenzará a regir ocho años después de la entrada en vigencia de la ley, o sea, en 2017. Sin embargo,

la reforma del currículum de Educación Básica comenzó a generarse en 2010, produciéndose la superposición con el proceso de Ajuste 2009 que se encontraba
en pleno desarrollo.
Superposición de procesos: implementación del Ajuste curricular 2009 y generación de la Reforma curricular de Educación Básica
Desde 2010 a la fecha se ha producido una superposición de dos procesos de origen y naturaleza distintos: el Ajuste curricular 2009 y la Reforma curricular
2012. La complejidad del desarrollo paralelo de dos procesos de cambio curricular se ha visto agudizada por la discrecionalidad con que se implementó el
Ajuste curricular 2009.
En marzo de 2010 debía comenzar la implementación del Ajuste curricular definido en los Decretos 256 y 259 de 2009, sin embargo, al inicio del año escolar,
mediante una carta a los establecimientos educacionales se comunicó la postergación de la implementación (Ministerio de Educación, 2010a) y en junio, mediante
el Decreto 257 de 2010, se modificó oficialmente el cronograma.
La información respecto de esta modificación de la implementación no se realizó oportunamente y resultó confusa, debido a que desde diciembre de 2009 se
encontraban disponibles, en la página web del Ministerio, los programas de estudio requeridos para la implementación y habían sido considerados por los
docentes para sus procesos de planificación (Ministerio de Educación, 2010a). Sin embargo, estos programas aprobados por el Consejo Nacional de Educación
en enero de 2010 (Acuerdo CNED 020/2010),
fueron retirados en marzo del mismo año, al asumir el nuevo gobierno. Por otra parte, desde 2008 las editoriales ya habían elaborado textos escolares considerando
la implementación proyectada del Ajuste curricular 2009.
Lo anterior generó un estado de incertidumbre (Colegio de Profesores, 2011) respecto de las razones de la postergación, de la pertinencia de los materiales
disponibles y del alcance de estos cambios, ya que en general, el profesorado y las instituciones escolares no captaron con claridad que se trataba de
una modificación del cronograma de implementación y no de una suspensión o derogación del Ajuste curricular 2009.
En este mismo periodo (2010 y 2011), el Ministerio de Educación se abocó a la reformulación de los Programas de estudio y a elaborar una propuesta de Planes
de estudio para los cursos 5° a 8° de Enseñanza Básica y 1° a 2° de Enseñanza Media, para establecimientos con y sin jornada escolar completa, cambios
que también se insertaban en lo proyectado por el Ajuste 2009.
El cambio en los Planes de estudio estuvo marcado por la controversia provocada por la primera propuesta del Ministerio, presentada en octubre de 2010,
en que se disminuían las horas de la asignatura de Historia, Geografía y Ciencias Sociales a 3 horas semanales, para reforzar las de Lenguaje y Comunicación,
para las que se proponía subirlas a 7 horas semanales. Esta medida fue percibida por el medio profesional, académico y por la sociedad en general, como
arbitraria y cuestionable desde el punto de vista pedagógico, social, cultural e ideológico.
Finalmente, el Consejo Nacional de Educación aprobó la nueva propuesta
de ajustes a los Planes de estudio, en la que se recogieron las observaciones respecto de las horas de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, manteniendo
sí el aumento de horas en las asignaturas de Lenguaje y Comunicación y Matemática. Junto con ello, disminuyeron las horas de libre disposición y las horas
de Educación Tecnológica.
Respecto de los Programas de estudio, a fines de 2010, el Consejo Nacional de Educación aprobó los nuevos Programas para los cursos y asignaturas con ajuste.
La implementación comenzó en 2011 según el nuevo cronograma, sin embargo, en 2013, cuando correspondía la implementación en 3° medio, no se generaron programas
ajustados a los cambios ni tampoco para 4° medio que se implementa el presente año.
Este hecho confirma la irregularidad con que se ha desarrollado la implementación del Ajuste 2009, ya que si bien los Programas de estudio no son obligatorios,
para la mayoría de los docentes es el referente más importante al momento de planificar la enseñanza. Ante la falta de los Programas, el Ministerio de
Educación dispuso en su página web un material de denominado “Sugerencia de planificación”, la que corresponde a una distribución temporal de unidades
temáticas basadas en los textos escolares propuestos por el Ministerio de Educación.
Paralelamente a la implementación del Ajuste curricular 2009, se desarrolló otro proceso de cambio, de origen y envergadura diferente: la generación de
las Bases Curriculares de la Educación Básica, el cual tiene el carácter de reforma puesto que se sustenta en un nuevo marco legal e institucional, en
una nueva estructura de los ciclos de Educación Básica y Media, y además, se construye en base a una nueva matriz curricular
denominada Bases curriculares y Objetivos de aprendizaje.
Estas nuevas denominaciones curriculares suponen una perspectiva distinta respecto de las anteriores; la más explícita es respecto del cambio en el tipo
de prescripción, es decir, de OF-CMO a Objetivos de Aprendizaje, el cual tendría como propósito aumentar la especificidad con que se enuncian los aprendizajes
a lograr por los estudiantes (Ministerio de Educación, 2012a).
La elaboración de las Bases de la Educación Básica se inició en 2010 y se aprobó en 2011; durante 2012, se generaron los Planes y Programas de estudio
de todas las asignaturas que conforman el nivel. La implementación de las Bases comenzó gradualmente en 2012 (en paralelo con la implementación del ajuste)
y en 2013, entró en vigencia en todos los cursos y asignaturas.
La concreción de las nuevas Bases
Curriculares de la Educación Básica, implicó los siguientes cambios en este nivel educativo:

Se presenta una nueva definición y
organización de Objetivos Transversales, en los que se incorporan nuevas dimensiones tales como dimensión moral, dimensión espiritual, dimensión proactividad
y trabajo, entre otras.

Se definen Objetivos de aprendizaje
y planes y programas de estudio para la asignatura Orientación de 1° a 6° Básico, anteriormente se constituía en sector de aprendizaje a partir de 5° básico.


Cambia la presentación de los Planes
de estudio, indicándose en base a horas totales anuales y no semanalmente, lo que implica que los establecimientos educacionales deben decidir respecto
de su organización en la implementación de éstos.

Se separa el sector de aprendizaje
Educación Artística en dos asignaturas: Música y Artes visuales.

La asignatura Educación Física cambia
de nombre e incorpora contenidos de salud.

Se elabora un nuevo instrumento
curricular para explicitar la progresión del aprendizaje: las matrices de progresión. Inicialmente se crearon para las asignaturas de Lenguaje y Comunicación;
Historia, Geografía y Ciencias Sociales; Ciencias Naturales e Inglés en 2012; y a fines de 2013 se presentaron para el resto de las asignaturas, excepto
para Matemática. A inicios de 2014 se publicaron las matrices de progresión para los niveles 7° básico a 2° medio, para las asignaturas en que se generaron
bases curriculares, excepto Matemática.

Como parte del proceso de reforma,
en 2013, entraron en vigencia los estándares de aprendizaje de Lectura, Matemática, Ciencias Naturales e Historia, Geografía y Ciencias Sociales para 4°
y 8° Básico.
Durante 2013 también se generaron nuevas Bases Curriculares para la Educación Media Técnico Profesional, en las cuales se ajustaron los perfiles de egreso,
se revisaron y reorganizaron las especialidades, estableciéndose 34 especialidades y 17 menciones, entre las cuales se encuentran dos nuevas especialidades:
Programación y Conectividad y Redes; según lo indicado en el Decreto 452/ 2013, estas Bases entraron en vigencia a partir de 2015.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: