Bajo Rendimiento escolar en las Dificultades Específicas del Aprendizaje

Son problemas de moderada gravedad y afectación personal, aunque recuperables si se dan las necesarias atenciones educativas escolares y familiares. Ejemplos de este tipo de dificultades lo constituyen aquellos estudiantes que suelen ir mal en todas las materias;

que presentan importantes lagunas en el aprendizaje, incluso en áreas básicas como la lectura, comprensión lectora y escritura, con retrasos de nivel escolar de hasta cuatro años; alumnos que no estudian; que son desmotivados, que no muestran interés por nada de lo que se hace en el colegio; y que con frecuencia molestan en clase.

• Definición: “Bajo Rendimiento Escolar es un término general que se refiere a un grupo de alteraciones en los procesos de enseñanza y aprendizaje caracterizados porque los alumnos rinden significativamente por debajo de sus capacidades, y que se manifiestan como dificultades en el aprendizaje e inadaptación escolar (bajo rendimiento académico general, o en áreas específicas, graves lagunas de conocimientos incluso de las llamadas habilidades instrumentales, inadaptación escolar, entre otras). Las dificultades ocasionadas por el BRE pueden darse a lo largo de toda la vida escolar, si bien mayoritariamente suelen presentarse en últimos cursos de la Educación Primaria y durante la adolescencia, en el transcurso de procesos educativos intencionales de enseñanza y aprendizaje, formales y escolares, en los que interfieren o impiden el logro del aprendizaje que es el objetivo fundamental de dichos procesos. El BRE es el resultado de la influencia predominante y persistente de factores extrínsecos al estudiante (pautas educativas inadecuadas, influencias sociales inapropiadas, prácticas instruccionales insuficientes y/o improcedentes), que en ocasiones se combinan con factores intrínsecos (como déficit motivacional, retrasos psicolingüísticos leves o trastornos de conducta), interfiriendo de forma importante la necesaria adaptación del alumno a las exigencias de los procesos de enseñanza y aprendizaje. El BRE puede ocurrir conjuntamente con otros trastornos intrínsecos (por ejemplo deficiencia sensorial, retraso mental, trastornos emocionales graves, trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, dificultades específicas de aprendizaje) o con influencias extrínsecas (por ejemplo privación social y cultural), aunque no son resultado de estas condiciones o influencias”

• Características: Los trastornos escolares provocados por el Bajo Rendimiento Escolar se manifiestan como:

o Pueden y suelen afectar a varias áreas y contenidos escolares, siendo en lectura, escritura y matemáticas donde son más graves. Pudiendo provocar inadaptación escolar, que con frecuencia derivan en indisciplina y problemas de comportamiento.
p
o Dificultades en el Aprendizaje que afectan a todas las áreas y contenidos escolares, aunque en mayor medida en unas que otras dependiendo de los procesos y procedimientos psicológicos implicados en ellas. Una de las razones fundamentales de estas dificultades es que los alumnos presentan déficit de uso, no por discapacidad intelectual en procesos y procedimientos psicolingüísticos básicos para el aprendizaje como comprensión y expresión del lenguaje oral y escrito. Los índices de comprensión lectora y composición escrita de los alumnos con Bajo Rendimiento Escolar se encuentran entre dos y cuatro cursos por debajo del rendimiento esperado. La dificultad, cuando no claramente imposibilidad, para comprender lo que se les explica en clase, lo que leen y para expresarse con claridad y adecuación, tanto de forma oral como escrita, limita seriamente sus posibilidades de aprendizaje en todas las áreas, dando lugar a importantes deficiencias de conocimientos.

o Otra razón para comprender el Bajo Rendimiento Escolar es la falta de motivación de logro. La motivación es una variable psicológica cuyo desarrollo depende en gran manera de las influencias del eje socio-histórico. Así la motivación de logro escolar está vinculada a diferentes factores familiares, escolares e incluso sociales, de entre ellos cabe destacar algunos por su particular relevancia en los alumnos con BRE:

  • El aumento de la competencia personal mediante el esfuerzo que, en mayor o menor medida, entraña todo proceso de enseñanza y aprendizaje.
  • -A la valoración e importancia que en el medio familiar, social, en el caso de preadolescentes y adolescentes, se confiera a los aprendizajes escolares, y, en general, al rendimiento académico.
  • -A las expectativas escolares y profesionales, que como resultado de ello, se desarrollen tanto en la familia como, sobre todo, en los alumnos (a este respecto conviene recordar que las expectativas de los padres acerca del futuro de sus hijos son el mejor predictor de rendimiento, que los test de CI).
  • -A la conciencia de la propia capacidad, es decir, al convencimiento por parte del alumno de que el aprendizaje es una tarea factible en la cual, salvo imponderables, se alcanzará el objetivo, en mayor o menor grado pero se logrará, y que una de sus consecuencias más importantes es la mejora de su propia capacidad intelectual (la capacidad intelectual mejora mediante los procesos escolares de enseñanza y aprendizaje: mejora el lenguaje, la comprensión, la capacidad de razonar, etc.).

Sin embargo, los estudiantes con BRE no cifran su mejoramiento personal en el aprendizaje, y mucho menos aún cuando éste implica esfuerzo, la cultura imperante del éxito fácil ligado, sobre todo al dinero, no ayudan precisamente a ello, máxime si incluso desde ámbitos vinculados profesionalmente a la enseñanza se insiste en la idea de que el aprendizaje debe ser lúdico (parafraseando a Ellis, no está demostrado que dar volteretas por la moqueta favorezca el aprendizaje de la comprensión lectora). Es difícil que alguien aprenda si no quiere aprender, y no es fácil que los alumnos desarrollen una adecuada motivación de logro académico cuando las familias han dimitido de esta parte de sus responsabilidades educativas, cuando no se muestra el necesario interés por lo que los alumnos hacen en la escuela, y cuando no se valora y respeta la importancia del ejercicio profesional de la enseñanza.

• Los estudiantes con Bajo Rendimiento Escolar muestran, en general, déficit de procedimientos y metaconocimientos implicados en el aprendizaje: estrategias de aprendizaje, selección, organización, elaboración, recuerdo y transferencia de la información, procedimientos de autorregulación del aprendizaje, planificación, control del proceso y de las variables personales (por ejemplo, memoria, etc.), conocimientos sobre variables y procedimientos personales que son requeridos por las distintas tareas para que tenga lugar el aprendizaje y el modo en que participan y pueden ser controladas por el propio estudiante.
• Comprender las Dificultades en el Aprendizaje que presentan los alumnos con Bajo Rendimiento Escolar es necesario mencionar las deficiencias de su adaptación a la escuela. Las dificultades en el aprendizaje son, en último extremo, la expresión de una forma de inadaptación escolar, pero en los alumnos con BRE esta inadaptación suele mostrarse con características particulares que la hacen más importante, más difícilmente soportable por el sistema escolar, ya que se trata de conductas disruptivas, y no de verdaderos trastornos del comportamiento: indisciplina, molestias frecuentes al resto de los compañeros y al profesor, desobediencia, absentismo, conductas agresivas orales e incluso físicas, etc.
• Finalmente, los estudiantes con Bajo Rendimiento Escolar presentan importantes lagunas en el aprendizaje de contenidos en las diferentes áreas escolares. Sin duda esta característica es una consecuencia de las citadas antes, pero a medida que se hace más significativa a su vez se va convirtiendo en un agravante de las dificultades para adquirir nuevos conocimientos, así como también de las atribuciones negativas que el alumno realiza sobre su proceso de aprendizaje, de su desmotivación y, en último extremo, de su inadaptación a la escuela. Y también muestran déficit en la rapidez con que llevan a cabo dichos aprendizaje (por ejemplo, importantes deficiencias en la automatización de procesos de descodificación, comprensión y expresión de conceptos, en la organización y distribución del tiempo en relación a las tareas).

• Causas del bajo rendimiento: La causa de las Dificultades de Aprendizaje de los alumnos con Bajo Rendimiento Escolar es extrínseca, es decir, que originariamente no obedece a razones de índole personal (retraso, alteración o déficit estructural), sino a factores del entorno familiar, social y/o escolar. No obstante, se pueden señalar tres como los desencadenantes fundamentales:

o Pautas educativas familiares inadecuadas: deficiente y/o insuficiente estimulación psicolingüística; desinterés de los padres por el desenvolvimiento escolar de sus hijos, mala educación. Con frecuencia los padres muestran actitudes y creencias que se caracterizan por la falta de asunción de la propia responsabilidad que como padres tienen en el proceso educativo y escolar de sus hijos; con un sistema de atenciones y pautas de educación en el que prevalecen la poca preocupación y disponibilidad para las cuestiones escolares, tareas, compañías, pocos o nulos hábitos de trabajo, de disciplina, horarios irregulares, ambivalencia distanciamiento, convicción de que “ellos ya no pueden hacer nada”.

o Malas influencias sociales (dentro y/o fuera de la escuela): influencias negativas del grupo de iguales, condiciones sociales del entorno (barrio, pandillas, pautas subculturales, etc.).

o Deficiencias instruccionales: métodos y prácticas de enseñanza inadecuados, deficiente o inexistente adaptación curricular. El Bajo Rendimiento Escolar no es consecuencia de otros trastornos, como deficiencia sensorial, retraso mental, trastornos emocionales graves, trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, dificultades específicas de aprendizaje; o de influencias extrínsecas, como, por ejemplo, privación social y cultural. Aunque puedan darse conjuntamente con ellos, ya que entre las diferentes consecuencias que acarrean dichos trastornos pueden encontrarse dificultades similares a las descritas como bajo rendimiento escolar.

• Factores de riesgo: El carácter moderadamente grave, desde la perspectiva psicoeducativa, del Bajo Rendimiento Escolar, y las variables personales del alumno que se ven afectadas, unido al hecho de que suele aparecer en los últimos cursos de la Educación Primaria, facilita relativamente la selección de indicadores de riesgo y, en consecuencia, la labor de detección que deben realizar profesores y tutores. A continuación se describen los factores de riesgo más sobresalientes:

o Pautas educativas familiares inadecuadas: Desinterés; despreocupación; no asunción de responsabilidad en el proceso educativo; poca disponibilidad, insuficiente estimulación (por ejemplo, ligüística), falta de metas y expectativas.

o Retrasos en el desarrollo del lenguaje oral y, sobre todo, escrito: Déficit de vocabulario; desmotivación por la lectura y escritura; déficit de comprensión lectora y de composición escrita.

o Retrasos en la elaboración y aplicación de procedimientos de pensamiento eficaces para el aprendizaje:

  • Estrategias conversacionales, de comprensión lectora, de composición escrita, de cálculo y de solución de problemas matemáticos, de estructuración de las tareas (las metas y submetas y el tiempo) y de solución de conflictos interpersonales. No saben cómo pensar ante cuestiones de aprendizaje y, con frecuencia, tampoco ante situaciones sociales.

  • Retrasos en la maduración social y emocional: Que se manifiesta en sus relaciones interpersonales, en sus relaciones afectivas con la familia y en sus actitudes y creencias (por ejemplo, los peores alumnos tienen tendencia a asumir valores radicales, extremos).

  • Falta de atención sostenida en las tareas escolares: No, en cambio, en otras situaciones; por lo tanto, se trata de distracción provocada no por labilidad atencional o incapacidad para la atención sostenida y concentrada, ni por déficit de capacidad de la memoria de trabajo, sino sólo por desinterés.

  • Desmotivación: Déficit de motivación de logro por las tareas escolares y el aprendizaje, y cuando se da es extrínseca, es decir, sustentada en las consecuencias inmediatas (evitación de castigos, recompensas).

  • Inadaptación escolar y trastornos en el comportamiento: Los alumnos con Bajo Rendimiento Escolar muestran, como regla, inadaptación escolar, que, en ocasiones puede derivar hacia indisciplina y problemas de comportamiento (dependiendo, sobre todo, de los compañeros con los que se relacione).

  • Lagunas importantes de conocimientos: Teóricos y procedimentales, relacionados no sólo con sus características personales, sino también con antecedentes de pautas instruccionales ineficaces e inadecuadas (por ejemplo, no haber sido diagnosticados a tiempo sus deficiencias en el lenguaje oral y escrito, no haber recibido apoyos educativos, o no haber adaptado los objetivos, contenidos, tiempos, recursos, métodos y sistemas de evaluación a las especiales necesidades educativas del alumno). Si a la edad de ocho años el estudiante no sabe leer y escribir bien, ya debería contar con apoyos.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: