Artículo sobre el Modelo Estructural de la Familia

El modelo estructural de terapia familiar ha sido desarrollado por Salvador Minuchin, quien ha tenido una trayectoria importante a lo largo de sus más de cincuenta años de terapeuta. Minuchin es médico psiquiatra; nació en Argentina en 1921 en el marco de una familia judía. Emigró a Estados Unidos al inicio de la década de los sesenta.

A partir de su práctica clínica y de su contacto con las propuestas teóricas de terapia sistémica, comenzó a plantear formas novedosas de abordar los problemas de salud mental, derivadas principalmente de su trabajo con poblaciones pobres de zonas marginadas de Estados Unidos y con familias que tenían miembros con problemas psicosomáticos (Minuchin, 1967-1978).
La búsqueda de la conexión entre síntoma y sistemas nos lleva a observar la estructura familiar, que es “el conjunto invisible de demandas funcionales que organizan los modos en que interactúan los miembros de la familia” (Minuchin).
El abordaje de estos problemas desde una perspectiva sistémica dio un giro a su definición y tratamiento, en cuanto a la inclusión del contexto y a la atribución de responsabilidad compartida entre los miembros sobre lo que ocurre en la familia con relación al síntoma. Desde la perspectiva estructural sistémica hay un interés por encontrar cómo es que todos los miembros del sistema (ya sea familiar, institucional, psicosocial) participan en el mantenimiento del síntoma y, al mismo tiempo, se busca entender cómo es que el síntoma actúa como el esfuerzo de algunos miembros para mantener la estabilidad familiar.

La postura de Minuchin representa una perspectiva optimista acerca de las posibilidades de cambio: si se modifica la estructura de la familia se posibilita el cambio, ya que se favorecen distintas experiencias subjetivas de sus miembros y de la relación entre ellos.
La familia, según Minuchin, es un sistema abierto en permanente cambio e interrelación, que cumple con un objetivo interno y externo, que imprime un sentido de identidad o pertenencia y de separación o individuación a cada uno de sus miembros.

Objetivo interno, que implica protección psicosocial a sus miembros. -Objetivo externo, que se refiere a la acomodación a una cultura y transmisión de ésta.
La familia puede cambiar y a la vez, mantener la continuidad suficiente para la socialización de sus miembros.
El sentido de pertenencia se acompaña con una acomodación del niño a los grupos familiares y con la aceptación de pautas transaccionales en la estructura familiar que se mantienen a través de la vida.
El sentido de separación se logra a través de la participación en diferentes subsistemas familiares, en diferentes contextos familiares y extra familiares.
Es importante la delimitación de áreas de autonomía y la delimitación de un territorio en el que ocurran las distintas transacciones familiares.
Además, un sistema familiar que opera dentro de contextos sociales específicos tiene los siguientes componentes:

a) La estructura de la familia es la de un sistema sociocultural abierto en proceso de transformación. b) La familia muestra un desarrollo desplazándose a través de un cierto número de etapas que exigen reestructuraciones. c) La familia se adapta a las circunstancias cambiantes de modo tal que mantiene una continuidad y fomenta el crecimiento psicosocial de cada miembro.
Una familia se transforma a lo largo del tiempo, adaptándose y reestructurándose de modo tal que pueda seguir funcionando.
La familia posee una estructura que solo puede observarse en movimiento. Las familias tienen preferencia por algunas pautas suficientes para responder a requerimientos habituales. Su fortaleza depende de su capacidad para movilizar pautas alternativas cuando las condiciones externas o internas exigen una reestructuración. Una familia se adapta al estrés de tal modo que éste mantiene la continuidad familiar al mismo tiempo que permite reestructuraciones.
Si una familia responde al estrés con rigidez, se manifiestan pautas disfuncionales o problemas.
Según Minuchin, los problemas en la estructura familiar surgen ante las siguientes circunstancias:
-Conflicto de pertenencia a los subsistemas (dificultada en el subsistema conyugal, parental, filial).
-Disfunción de las fronteras (cuando el subsistema de padres eleva al subsistema de hijos a su mismo nivel).
– Trastornos en la relación de la familia con el entorno (fronteras).
– Reacción inadecuada, exagerada o insuficiente.

El sistema familiar se expresa a través de pautas transaccionales cuyo funcionamiento se da con base a reglas acerca de quiénes son los que actúan, con quien y de qué forma.
Cuando se da una desviación respecto al nivel de tolerancia del sistema, es decir, cuando se sobrepasan los índices de equilibrio familiar, es cuando puede presentarse el síntoma.
Ante la necesidad de adaptación continua, la familia debe contar con una gama de pautas transaccionales alternativas y con flexibilidad para movilizarlas, de tal manera que pueda cambiar de acuerdo con las demandas externas e internas. Cuando la familia no cuenta con los elementos para el cambio y la adaptación, puede desarrollar mecanismos homeostáticos para contrarrestar las dificultades para aceptar el cambio.
Entre estos mecanismos podrían surgir síntomas diversos que adquieren una función en los sistemas y se conectan con estructuras familiares específicas.

Funcionales.-Las familias funcionales son aquellas que tienen los límites claros o flexibles; éstos se manifiestan cuando cada integrante de la familia
cumple con las normas y reglas establecidas.

Desligadas.-Las familias desligadas son aquellas que tienen los límites rígidos, que existen cuando la comunicación entre subsistemas es difícil y no se llevan a cabo las funciones protectoras de la familia.

Caóticas.-Las familias caóticas son aquellas que tienen los límites difusos o porosos en este caso, un elemento del sistema invade el espacio del otro integrante y no se cumplen las reglas en la familia.

b) Roles
Son la totalidad de expectativas y normas que una familia tiene respecto a la posición y conducta de un individuo en la familia. Los seres humanos, cuando participan en un contexto determinado, tienden a ocupar ciertos roles que, según Parsons y otros, se desarrollan a lo largo de dos ejes:
a) El eje instrumental o rol instrumental, tradicionalmente asignado al hombre, identificado con el rol de procreador y mantenedor de la especie. Atribución de la obligación de proteger y otorgar seguridad a la familia. Es quien debe satisfacer las necesidades físicas y materiales, garantizar la supervivencia, el crecimiento, desarrollo familiar y específicamente, la aportación de orden económico del hogar. Lo desempeña el padre.

b) El eje efectivo o rol afectivo, se lo da a las mujeres, se relaciona con funciones de apoyo, amor, de aportación de valores, normas y pautas de comportamiento en general; éste suele ser desempeñado por la madre. El rol es equivalente a las expectativas de conducta que son dirigidas hacia un individuo en una situación o contexto dado, por lo tanto otros componentes de la estructura que podemos tomar en cuenta dentro de los roles son:
-La parentalización ocurre cuando en el sistema familiar a un hijo se le asigna el rol de alguno de los progenitores.
-La centralidad es el espacio que cada quien ocupa en un determinado contexto. En muchas familias, los hombres, por el solo hecho de serlo tienen mayor centralidad, en tanto las mujeres se ven marginadas y con menor territorio. El rol de centralidad sería un miembro con base en el cual gira la mayor parte de las interacciones familiares; puede ser por el reconocimiento de aspectos positivos de la persona central, o por características negativas.
-El rol de miembro periférico es quien interactúa lo menos posible con los demás del sistema familiar.

c) Jerarquías
Se refiere a las posiciones que ocupan los distintos miembros de la familia con relación al ordenamiento jerárquico dentro del sistema, que marca subordinación o supraordinación de un miembro respecto a otro. ?Define la función del poder y sus estructuras en las familias?2. A este respecto, la jerarquía corresponde a la diferenciación de roles de padres e hijos y de fronteras entre generaciones.
d) Alianzas 2 F B SIMON, H STIERLIN Y LC WYNNE, Vocabulario de Terapia Familiar. Ed Gedisa S.A. Barcelona España 1993, pagina 204
Designa una afinidad positiva entre dos unidades de un sistema. “Se refiere a la percepción o experiencia de dos o más personas unidas en una empresa, interés, actitud o conjunto de valores común”.
e) Coaliciones
Se habla de coaliciones cuando una alianza se sitúa en oposición a otra parte del sistema; generalmente es oculta e involucra a personas de dos distintas generaciones aliadas contra un tercero. La oposición contra un tercero puede expresarse por medio del conflicto, de la exclusión, entre otras formas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: