Artículo sobre el Cerebro y sus Principales Características

El funcionamiento cerebral está en extremo complejo y sofisticado que aun existen muchas interrogantes sin respuesta, lo que si se puede afirmar indudablemente es que: ” El cerebro humano es una de las grandes maravillas de la naturaleza”.
El cerebro humano es lo que marca la diferencia del hombre con las demás especies, por ejemplo, aunque para algunos puede resultar desalentador saber que compartimos 98.4% de nuestra dotación genética con el chimpancé y que las moléculas y las células que operan en su cerebro y en el nuestro son las mismas. La diferencia entre ellos y nosotros esta en las múltiples funciones cognitivas características de los seres humanos como nuestra capacidad para emplear el lenguaje, elaborar complicados sistemas de comunicación, retener información en la memoria, organizar conjuntos fijos de aptitudes afectivas y cognitivas exquisitamente discriminatorias, resolver problemas, investigar e imaginar entre otras, determinadas precisamente por el grado de desarrollo del cerebro humano.
En un sentido amplio, y para el entendimiento de todos nosotros, diremos que el cerebro es el conjunto de elementos del sistema nervioso central (SNC) contenidos en el cráneo, la creciente comprensión médica sobre el cerebro permite afirmar que las facultades características del ser humano en este órgano son las funciones mentales superiores, el habla y las emociones.

Neuroplasticidad del Cerebro
Hasta hace poco se creía que el cerebro era un ente que funcionaba de forma estática, es decir, que la anatomía del cerebro, y más propiamente las conexiones que existen entre las neuronas del sistema nervioso central quedaban definidas al finalizar su desarrollo. Este concepto estático fue desechado en la década de los ochenta con el desarrollo de la idea de olasticidad cerebral o neuroplasticidad; este concepto echa por tierra la anterior concepción sobre cómo funciona el cerebro, al menos en cuanto a su conectividad.
El concepto de neuroplasticidad describe al cerebro como un órgano dinámico, es decir, que cambia constantemente su atquitectura, sus relaciones funcionales (la formación de nuevas conexiones implica la creación de sinapsis). Por ejemplo, el área cortical de representación de una superficie u órgano del cuerpo, cambia de acuerdo con el estímulo, y se piensa que este cambio se produce constantemente y puede ser detectado en pocas horas.
Los mapas corticales adultos son diferentes en cada individuo dependiendo de los estímulos a los que ha estado sometido en su historia de vida, los cuales proporcionarán una particular a-quitectura a cada cerebro. Esta diferenciación cerebral junto con la variabilidad genética constituyen entonces las bases biológicas para la expresión de la individualidad. Esto último ha sido comprobado por los investigadores Merzenick y Kaas con un experimento en el que se entrenaron monos para que hacían girar un disco con los tres dedos medios de la mano, con el fin de obtener jugo de plátano. Los monos entrenados fueron sometidos a registro de las neuronas del área somestésica involucrada en la sensación táctil de los tres dedos. En el registro inicial y durante las primeras horas de registro simultáneo con la acción de hacer g rar los discos, el área dss los tres dedos tenía una cierta extensión, pero después de aproximadamente siete horas de estímulo continuo (hacer girar el disco) el área de la representación cortical de las yemas de los dedos se incrementó significativamente. Esto quiere decir que aun en pocas horas el cerebro cambia y se adapta a las nuevas ¡situaciones que vive un individuo.
La plasticidad puede explicar el fenómeno del aprendizaje y es también por ahora, una de las formas de abordar algunas enfermedades psiquiátricas llamadas funcionales.
Así, el cerebro con que nos levantamos, no es precisamente el mismo cuando nos acostamos; el cerebro de ayer no es el mismo de mañana.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: