Apunte sobre la Habilidad del Conteo en Niñas y Niños

El enseñar a contar a niños y niñas no es una tarea fácil, para ello las actividades de conteo deben realizarse durante todo el año en forma de juegos y aprovechando los distintos momentos de la rutina diaria. Se trata que el niño ejercite la secuencia de los números y aprenda a contar con correspondencia, entendiendo que números van antes y después de otros.

Es importante que los niños comprendan contar les ayuda a resolver el problema de ¿cuántos hay?.

Este proceso de contar, visto desde el punto de vista de un niño, difiere completamente del proceso que tiene en mente el adulto. Para un niño, no hay razón por la que el cinco debe ir antes que el seis. Para el niño, es importante usar números al contar, pero no le asignan especial importancia a la secuencia de éstos. Para los más pequeños, contar “uno, dos, tres, cinco, siete, diez” es perfectamente aceptable. Asimismo, contar “uno, dos, tres, zapato, cabeza, roca” les parece ridículo y no lo consideran contar.
Es sólo a través de la repetición y la práctica que el niño ordena y aprende el orden arbitrario de palabras de la secuencia numérica. No hay nada que entender aquí; el orden de conteo debe ser memorizado. Hasta que el niño haya memorizado este orden será incapaz de contar.

Tenemos una paradoja aquí. Ser capaz de recita la secuencia numérica en orden no significa necesariamente que el niño sabe contar. Un niño puede saber esta secuencia hasta el diez y ser incapaz de usar esta secuencia para contar un grupo de objetos.. Conocer y usar esta secuencia son dos habilidades secuenciales pero diferentes.

Contar hacia adelante

En estas actividades el niño repite la secuencia de números mientras los cuenta con correspondencia. Aprende la secuencia de números, a contar los objetos una sola vez, a contar separando para no contar un objeto dos veces y aprende que un grupo de objetos tendrá la misma cantidad sin importar el objeto por el cuál uno comience (esto es, si no se le agrega nada ni se le quita nada, tiene que ser lo mismo).

Actividades
El juego del círculo
Cuente y vuélvase
El juego de la alcancía
Derrame de porotos

Continuar contando.

La habilidad de continuar contando es una herramienta que sirve para resolver problemas de adiciones. Involucra al niño en su capacidad de percibir el número de objetos en un grupo y contar desde allí para obtener el total. Los niños que tienen adquirida esta habilidad resuelven los problemas de sumas con mayor rapidez y facilidad. Cuando se enfrentan a un grupo de cuatro objetos y a un segundo grupo de tres objetos por ejemplo, “SABEN” que hay cuatro en el primer grupo por lo que comienzan a contar desde ese punto y no necesitan partir desde el uno. Es así como cuentan: cuatro, cinco, seis, siete. El niño que tiene esta habilidad pronto descubre que el total puede resolverse comenzando desde cualquiera de los dos grupos, lo que estimula la flexibilidad del pensamiento y permite la comprensión concreta de la asociación en la adición.
Las actividades de continuar contando, que vienen a continuación deben ser repetidas en numerosas ocasiones aumentando el número de objetos a medida que se desarrolla la habilidad de contar.

Actividades
Muérdete la lengua
Esconder

Contar hacia atrás (conteo regresivo)

Los niños que poseen la habilidad de contar hacia delante y hacia atrás, comprenden y son hábiles tanto en los procesos de adición como en los de sustracción.
Conociendo el patrón que representa la secuencia numérica progresiva y regresivamente, el niño tendrá interiorizado el conteo de manera tan clara y permanente que podrá resolver problemas y entender con mayor facilidad la operatoria.
Un niño que posee ambas habilidades puede tener frente a él seis objetos y ver que alguien saca uno, con lo que de inmediato SABRÁ que quedan seis sin necesidad de contar.
El niño que no domina el conteo regresivo, deberá contar los objetos restantes para saber cuantos hay, con lo que la respuesta es más lenta y concreta.
La habilidad de contar hacia atrás se debe enseñar del mismo modo como se enseñó a contar hacia delante. Comience con un número pequeño y seleccione dos o tres juegos de conteo hacia atrás y juéguelos durante un par de semanas. Luego añada otro número a la secuencia hasta verificar que los niños han comprendido la idea del conteo regresivo.
Entonces podrá aumentar la secuencia, ya que el secreto está en proceder lentamente pues para construir una base sólida el niño necesita tiempo para practicar en cada nivel y obtener éxito y confianza antes de ir al próximo.

Actividades
Contar hacia adelante y hacia atrás
Parar y sentarse

Conteo Ordinal
Cuando se pretende ordenar o seriar concentrándose en la posición de un elemento respecto de otro nos referimos al contexto ordinal, y cuando la intención es representar una colección de objetos por el valor de su extensión al contexto cardinal. La ordinalidad numérica da sentido al número como cuantificador e indicador de posición por lo tanto, los números ordinales designan el número de algo que está en un orden. (primero, segundo, tercero, etc.)
Actividades
Ubicándose en el tablero punteado

EVALUACIÓN DE CONTEO PROGRESIVO – ORDEN DE LOS NUMEROS

Antes que usted comience los juegos de conteo evalúe hasta dónde cuenta el niño satisfactoriamente.

La siguiente evaluación le indicarán los puntos fuertes y débiles del conteo y de la correspondencia uno a uno. Haga una lista de los nombres de los niños y del número hasta donde cuentan correctamente. Dependiendo de las respuestas de su grupo, determine un número que maneje la mayoría del curso (por ejemplo 4 o 5). Comience con actividades en este número con todo el grupo.

ACCION  INTERPRETACION  INSTRUCCION

CONTAR Educación: “ Ana, puedes contar?”
Ana: 1,2,3,4,5,7,11,9 Ana parece estar segura en el orden del conteo hasta el número 5 Juegue los juegos de conteo hasta el número 6, un número más adelante del punto de dificultad de la niña.
Educ: “Juan, puedes contar?”
Juan: 1,2,3,4,5,6,7,9,11,10 Juan parece estar seguro en el conteo hasta 7 Juegue los juegos hasta 8, un número más del punto de dificultad de Juan
Educ: “Andrés, puedes contar?”
Andrés: 1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15 Andrés parece estar seguro de contar sin dificultad hasta números avanzados Verifique en Andrés el conteo con correspondencia
CONTAR CON CORRESPONDENCIA Educ: “Andrés, puedes decirme cuántos botones hay en cada uno de estos montoncitos?” (5)
Andrés: Cuenta los botones y dice: “hay 5” Andrés domina la correspondencia hasta 5 Continúe evaluando hasta una cantidad mayor
Educ: “Prueba contando este montón de botones” (7)
Andrés: 1,2,3,4,5,6
(se salta un botón al contar) Andrés no domina la correspondencia hasta el 7 Ejercite la correspondencia hasta el 6. Cuando hay dificultad en este aspecto, se debe trabajar con un número menor al aunque el niño domina contando.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: