Como Comunicarnos con los Niños y Niñas Sordo-Ciegas (apunte)

Para “recibir” totalmente un mensaje, el niño debe empezar por entender que las señales que se le dan tienen un significado. El tiene que empezar a entender que una taza significa algo que retiene líquido. Si el niño recibe el mensaje tocando, sintiendo, u oliendo un banano, él o ella reconocerá eventualmente que el objeto es un banano y entenderá que es comida para comer. Por eso, es muy crítico que el niño entienda tanto sobre su mundo como sea posible. Esto incluye conocer personas (familia, amigos, etc.), ir a lugares (hogar y comunidad), y conocer sobre cosas en su mundo (juguetes, objetos, etc.).

AYUDANDO AL NIÑO A ENTENDER A OTROS
Todas las personas que están alrededor del niño necesitan un “Nombre” clave separado. Cada persona debe crear su propio “Nombre” clave, p.e., una señal específica para ellos. Pelo largo, trenzas, un reloj, un anillo, o pendientes, podrían ser nombres clave, que le ayudarían al niño a identificar quien está allí.
Cuando se comunique con un niño con sordo-ceguera, asegúrese que el niño entienda el mensaje y por qué se está dando. Siempre hágale saber al niño con alguna señal que va a suceder y siempre hágale saber al niño donde está siendo llevado.
El niño debe realizar cuando alguien está tratando de llamar su “atención” o tratando de hacerlo “notar” un objeto. El o ella también necesita entender cuando alguien está tratando de comunicar “Deténgase” de hacer algo o “No, por favor no haga eso.”

AYUDANDO AL NIÑO A ENTENDER LO QUE ESTA SUCEDIENDO
Para que el niño pueda saber exactamente qué es lo que va a pasar después, él o ella debe haber recibido una señal. El niño nunca debe ser alzado o movido súbitamente sin antes haberle dado una señal de lo que iba a suceder. Los niños con una visión y audición deteriorada requieren señales consistentes para todas las actividades diarias.
Es muy importante para el niño empezar a darse cuenta de que su día tiene un horario. Esto ayudará al niño a entender y saber que es lo que va a pasar después. Un horario no debe ser exactamente el mismo todos los días, pero cada día debe tener muchas de las mismas actividades que ocurran al mismo tiempo. Por ejemplo, la hora del baño podría seguir el desayuno cada mañana. Esto ayudará al niño a mirar hacía adelante en el día, porque él o ella sabe que es lo que deberá suceder después.
Cada momento el niño empieza una actividad nueva, a él o ella se le da un objeto que “representa” la actividad. Por ejemplo, antes que el niño coma, se le da una cuchara para que sostenga y así hacerle saber que es hora de comer. Recuerde usar señales que emparejan las necesidades de visión y audición del niño con lo que él o ella entiende. Por ejemplo, para un niño de preescolar que puede ver dibujos, se pueden usar tarjetas de dibujos para comunicarle al niño su horario para el día.

DIFERENTES MANERAS POR LAS CUALES EL NIÑO CON SORDO-CEGUERA SE PUEDE COMUNICAR
Hay muchas maneras diferentes que los niños con deterioros visuales y auditivos pueden aprender para comunicarse. Estos pueden ser similares o muy diferentes de las maneras en que las personas que ven y escuchan se comunican.
Todos los niños comienzan a comunicarse de maneras muy simples y desarrolla maneras más complejas. Cuando un niño que puede ver y escuchar empiezan a comunicarse, sus acciones son muy simples y dirigidas a una persona u objeto. Por ejemplo, un niño está girando, el giro se detiene, y el niño mueve sus piernas para comunicar “Quiero girar más.” Como la comunicación sea exitosa para él o ella y aprenda de otros, él o ella usará más las maneras convencionales que utilizan los adultos para hacer llegar un mensaje. Estas maneras “convencionales” son las maneras que usan los adultos para expresarse, tal como señalar, extender objetos, y hacer gestos. Por ejemplo, el niño puede sostener una taza para “más jugo.”
Como el niño obtiene comprensión del mundo que lo rodea, él o ella se comunica usando “símbolos” o formas abstractas como señales que “representan” la cosa real. Un niño que usa palabras o señales como una manera de hacer llegar su mensaje, se ha trasladado a una comunicación compleja. Es importante recordar que un niño podría usar una o más de estas maneras para expresarse, pero el niño no usaría cada una de las listadas para expresarse. La manera en que un niño sordo-ciego hace llegar un mensaje dependerá su audición, visión, habilidad para mover su cuerpo, y el nivel de comprensión.
Observe de cerca al niño sordo-ciego cuando él o ella hace algo que se considera “mala conducta”. El niño está tratando de expresarse. Trate de figurar que puede ser el mensaje y responda. Por ejemplo, si al niño no le gusta apilar bloques, él o ella podría morder sus manos. Sólo hacer que el niño deje de morder su mano, podría causar que comience a golpear su cabeza o morder otros. Ayúdele al niño aprender a comunicar que no le gusta apilar bloques. Luego, trate de encontrar otra actividad. Recuerde no haga sólo que el niño detenga su “mala conducta”; responda y después ayude al niño a expresarse de otra manera.

ENTENDIENDO LA COMUNICACION DEL NIÑO
Durante una actividad el niño tendrá muchas razones para comunicarse. La primera cosa que el niño probablemente comunicará será lo que no le gusta. La razón para hacer llegar el mensaje “¡No!… no me gusta” es para comunicar protesta. Una actividad desagradable, tal como cepillarse los dientes tomar medicina siempre puede ser detenida, pero es importante ser sensible a lo que al niño le desagrada. ¿Se puede hacer la actividad más agradable para el niño? Si no, roce el brazo del niño y vocalice para hacerle saber que ha sido entendido. Esto puede llevar un largo camino para hacerle sentir al niño que él o ella también es importante.
Hay muchas otras razones para el niño para comunicarse. Por ejemplo, cuando se juega un juego como dar vueltas alrededor con el niño, deténgase y dele la oportunidad de indicar que él o ella quiere más vueltas. Mientras alimenta al niño, deténgase cuando él o ella todavía esté hambriento y dele tiempo al niño para hacerle saber que quiere más comida. Para llamar la atención, el niño debe alcanzar o gritarle a alguien. A través del día, el niño tiene la necesidad de tomar varias decisiones. Estas decisiones pueden incluir comidas, juguetes y compañeros de juegos que él o ella quiera. Es muy importante que se le permita al niño con deterioros visuales y auditivos, tomar decisiones.
Como el niño continua comunicándose, él o ella empezará a tener otras razones para comunicarse con otros. El niño podría saludar a otros como entren o salgan de su “mundo”. Durante la hora de la merienda o del juego, el niño podría ofrecerle a alguien una galleta o mientras juega con un juguete, él o ella podría ofrecerle a otro niño o adulto un turno para usar el juguete. Otra razón por la cual él o ella querría comunicarse es para comentar de algo. A menudo el niño quiere comentar sobre algo que es “¡Bonito!” “¡Sucio!” “¡Aburrido!” o “¡Divertido!” Otra de las razones para que el niño se comunique es para preguntar y contestar preguntas. Esta es una gran manera de obtener información sobre lo que está sucediendo y proporcionarle información a otros.

¿QUE ES LA COMUNICACION RECEPTIVA DEL NIÑO?
Observe al niño en situaciones diferentes para ayudarle a decidir las maneras en las que él o ella recibe los mensajes. Observe cercanamente para encontrar que significado tiene el niño para cada mensaje. Por ejemplo durante la hora del baño, cuando se le da una toalla al niño, él o ella va a la tina. Esto indica que el niño recibió el mensaje (¿Cómo? Sintiendo y sosteniendo la toalla y entendiendo que él o ella va a ir al baño a bañarse.)
Haga estas preguntas:
¿Qué debe continuar?
¿Qué va a suceder después?
¿Dónde él o ella va?
¿Qué mensajes son dados para hacer al niño saber esto?
¿Cómo se comunica el niño con otros?
¿Cuantas cosas diferentes el niño parece entender?
¿Cuándo es más probable que el niño entienda que es lo que va a pasar?
Haga notas escritas sobre la manera en la que el niño recibe los mensajes.
Sepa cuales señales el niño entiende (medio ambiente, tacto, objeto, dibujos, etc.).
Note las razones para los mensajes que el niño entiende (protesta, atención, información, directivas).
Cheque significados específicos que el niño tiene para cada señal (cuchara…algo con que comer, bola…objeto que rueda).
Esta información deberá ser proporcionada al equipo (padres y profesionales) para tomar decisiones sobre las metas y objetivos de la comunicación receptiva del niño.

¿QUE ES LA COMUNICACION EXPRESIVA DEL NIÑO?
Se hacen preguntas sobre la Comunicación Receptiva del niño (las maneras en las que él o ella recibe mensajes y las razones para los mensajes), en la misma manera en la que se les pregunta sobre la Comunicación Expresiva del niño (la manera en que el niño envía mensajes y la razón para estos mensajes).
Observa al niño muy de cerca durante varias actividades y encuentre como está recibiendo el mensaje. También, encuentre cuales son las razones para enviar el mensaje. Por ejemplo, cuando el niño agarra el brazo de alguien y lo mueve hacia la jarra de galletas, él o ella está usando el tacto y el objeto para obtener una galleta. Busque todas las maneras en las que el niño envía mensajes y las razones para enviarlos.
Haga estas preguntas
¿Tiene el niño una manera para llamar la atención de alguien?
¿COMO?
¿POR QUE RAZON?
¿CON QUE FRECUENCIA EL O ELLA HACE ESTO?
¿CUANDO EL O ELLA HACE ESTO?
¿Tiene el niño una manera de hacerles saber a otros que a él o ella no le gusta algo?
¿COMO?
ALENTANDO AL NIÑO A COMUNICARSE
Para ayudar al niño a comunicarse podría ser necesario mirar que sucede durante la interacción. Para que una interacción se produzca, ambos el que recibe y el que envía deben enfocarse juntos en el mismo tema. Este podría ser un lugar (zoológico), una acción (corredizo), una actividad (patinar), un sentimiento (felicidad), o un objeto (juguete). Esto le da la oportunidad al que envía y al que recibe de comunicarse acerca del tópico. Si uno de los dos compañeros de comunicación no está dirigido al tópico, se da un quiebre en la comunicación.
EL NIÑO NECESITA DIFERENTES COSAS DE LAS CUALES COMUNICARSE
El niño debe tener varias experiencias diferentes entre la casa y fuera de ésta. Él o ella debe tener oportunidades de interactuar con familia, amigos, y otros. Sus experiencias en la casa, tal como participar en la comida y en el baño le da cosas sobre las cuales comunicarse. Si el niño no está expuesto a juguetes, personas, y actividades diferentes, habrá poca oportunidad para que el niño interactúe. Cada actividad debe darle al niño varias oportunidades para comunicarse.
EL NIÑO NECESITA OPORTUNIDADES PARA COMUNICARSE
Una manera de ayudar al niño a comunicarse durante una actividad es: EMPEZAR la actividad, DETENER, luego ESPERAR. Por ejemplo, hágale cosquillas en el estómago;… DETÉNGASE… ESPERA… Mire y observe que hace el niño. Si él o ella envía el mensaje “No me gusta”, haciendo sonido u otro lenguaje corporal, responde con comprensión y no le haga cosquillas al niño. Con cualquier actividad que le guste al niño, EMPIECE… DETÉNGASE… Y ESPERE a que él responda.
Cuando sea posible, deje que el niño tome decisiones. Durante la hora de comer sostenga una cuchara y una taza para que él toque, así él o ella podrá escoger entre algo de comer o algo de beber. Cuando juegue con el niño, sostenga dos juguetes y deje que él o ella escoja con cual le gustaría jugar en ese momento. Si el niño ve y entiende dibujos, déjelo escoger donde ir de una variedad de dibujos. (parque, McDonalds, zoológico, etc.).
Otra buena estrategia para hacer que el niño se comunique es “jugar al ingenuo”. A la hora de la cena tenga los platos de todos arreglados y listos para comer, excepto el del niño. Esto debe alentarlo a expresa, “Quiero comer.”
También, colocando juguete favorito del niño fuera de su alcance, puede alentarlo comunicar “Quiero mi juguete”.
Es importante pensar en las maneras para alentar al niño a comunicarse. No anticipe cada necesidad del niño. DETÉNGASE. Prepare la situación para que el niño tenga que comunicarse para satisfacer sus necesidades.

INTENDAR AL NIÑO A EXTENDER SU COMUNICACION
Una vez que el niño está enviando y recibiendo mensajes, piense “claramente” sobre el próximo paso en el sistema de comunicación. Es importante recordar que el niño pasará a formas simples a formas más complejas de comunicación, tanto en el envío como en la recepción de mensajes. Si el niño está tocando personas y objetos, él o ella podría extender objetos y gestos para comunicarse. Si el escuchar palabras habladas no es una posibilidad para el futuro del niño, las alternativas incluirán señales táctiles o dibujos de símbolos. Siempre recuerde tener una meta enfocada.
¿COMO PUEDE EL NIÑO HACER UN PROGRESO RECEPTIVO?
Note que las primeras señales que el niño entenderá serán señales del medio ambiente y de objetos. Como la señales se vuelvan más abstractas, tal como signos, el niño entenderá que un cierto signo representa un concepto específico. La meta es hacer que el niño entienda gradualmente el lenguaje hablado o señales. Siempre trate de hacer progreso en las maneras en las que el niño recibe los mensajes (Comunicación Receptiva). Si el niño recibe mensajes a través del uso de señales táctiles, emparéjelas con acciones cuando sea posible.
Antes de alzar al niño, los padres y otros interventores deben alzar sus brazos (señal de gesto para “arriba”), entonces ESPERE para ver si el niño alza o extiende sus brazos para ser alzado. Si el niño no responde, entonces roce la parte externa de su brazo (señal del tacto). Continúe haciendo esto hasta que el niño haya aprendido las señales más complejas (en este caso una señal de gesto).
También, ayude al niño a entender más razones por la cuales otros necesitan comunicarse con él o ella. Talvez él o ella sólo entienda sobre como DETENER una actividad. Trate de preparar situaciones en las cuales el niño necesite entender que su atención es requerida o que una decisión necesita ser tomada. Siempre recuerde ESPERAR. Dele tiempo al niño de empezar la comunicación o de responder.
¿COMO PUEDE PROGRESAR EL NIÑO EXPRESIVAMENTE?
Otra manera de ayudar al niño a incrementar su comunicación es encontrando las razones por las cuales él o ella envía sus mensajes. Si el niño sólo protesta, trate de preparar la actividad para que él o ella tenga que tomar una decisión. Prepare situaciones donde el niño tenga que pedir más o tenga que obtener la atención de alguien.

LA IMPORTANCIA DE LAS ACTIVIDADES
Se ha enfatizado la importancia de la interacción de la comunicación. Recuerde, estas interacciones pueden suceder en todas las actividades: CUIDADOS DIARIOS (hora del baño, al vestirse, alimentar, etc.), DIVERSION (jugando juegos, excursiones, etc.), y COMUNIDAD (tienda de comestibles, iglesia, centro comercial, etc.).
Recuerde planear muchas actividades diferentes y rutinas diarias que le permitan a el niño experimentar todas las cosas que otros niños experimentan. Las actividades no pueden ser siempre “trabajo”. Deben ser “diversión”. Sea creativo, trate muchas cosas diferentes para ver que es divertido para el niño. Cambie y rote las actividades para que el niño no se aburra. Recuerde que los días deben tener un horario para caminar, comer, vestirse, etc. Esto ayuda al niño a entender que es lo que va a suceder después.

EDAD APROPIADA PARA LAS ACTIVIDADES
Piense en esas cosas que el niño necesitará hacer por sí mismo. Estas son las cosas que son importantes. Cuando haga algo con el niño, deténgase y piense en las consecuencias si él o ella no aprende a hacer estas cosas independientemente. ¿Tendrá alguien más que hacerlas por é o ella? Por ejemplo, si el niño no aprende a cepillarse sus dientes, ¿alguien tendrá que hacerlo por él o ella? Asegúrese de que haya una razón para que el niño se mueva, interactúe con juguetes y para comunicarse. Recuerde, jugar es importante para aprender.
Asegúrese de que las actividades sean apropiadas para la edad. Por ejemplo, los típicos niños de 12 años no juegan con cajas para llenar. Siempre considere lo que a el niño sin discapacidades le gusta hacer. Sin embargo, el niño con sordo-ceguera puede no ser capaz de hacer todas estas actividades. Podría ser necesario adaptar o cambiar actividades, materiales, reglas del juego o proporcione algunos “sostenes” para el niño. Esto está bien.

HACIENDO LAS ACTIVIDADES EXITOSAS
Un niño puede parecer que está en su propio mundo o que quiere estar solo. Ayude al niño a entender el mundo, envolviéndolo en la actividad. Encuentre sus cosas favoritas. ¿Le gusta a él o ella la hora del baño, nadar, las cosquillas, moverse o saltar en un trampolín? Empiece por hacer una actividad que a él o ella le guste. Después, trate actividades o acciones que sean similares. Si a él o ella le gusta la hora del baño, jugar en el agua de sumergirse o ir a nadar. En los momentos de diversión ayude a construir un acercamiento con el niño y con esto se hace más fácil tratar nuevas y diferentes cosas
Un niño problemas de visión y audición necesita ayuda especial en el momento de realizar actividades.

HABILIDADES DE INTERACCIÓN
Los padres y otros interventores ayudarán a alimentar, bañar, vestir, y/o jugar con el niño. Lleve al niño al parque, a nadar, o a tienda por helados. Todas estas actividades pueden ser oportunidades para interactuar con el niño. Ayude al niño a aprender más sobre el mundo. Ayúdelo a él o ella a entender y a comunicarse de diferentes maneras sobre más cosas.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: