Aprendizaje Social / Bandura (apunte)

Los tipos de aprendizaje señalados anteriormente, tienen dos características comunes:

· El aprendizaje ocurre gradualmente en la medida en que se asocian estímulos con respuestas o acciones con consecuencias.

· Enfatizan el rol del comportamiento observable, descartando aquellos procesos no observables de la persona, como los pensamientos o sentimientos.

Los teóricos del aprendizaje social y seguidores de la obra publicada por Albert Bandura en 1969, si bien validan los mecanismos de aprendizaje anteriormente planteados, sugieren que existe otra forma de aprender, de vital importancia para el desarrollo de la personalidad, a la cual han denominado «aprendizaje por observación».

Bandura, marcó un hito en la historia de la psicología al plantear un enfoque más social, dentro de las teorías conductuales, a lo cual él llama «Teoría del Aprendizaje Social». Esta teoría plantea que si bien la mayoría de las conductas son controladas por fuerzas ambientales, más que internas, tal como lo plantearan los conductistas más clásicos, existen mecanismos internos de representación de la información, que son centrales para que se genere el aprendizaje. Por consiguiente, esta teoría, a pesar de que rescata los aportes del conductismo, agrega el estudio del procesamiento de la información, involucrado en el aprendizaje, el cual se realiza mediante procedimientos de tipo cognitivo. Los supuestos que forman parte de esta teoría son:

a) La mayoría de las conductas humanas son aprendidas, en vez de innatas.

b) La mayoría de las conductas son controladas por influencias ambientales, más que fuerzas internas, por lo tanto, el refuerzo positivo, es decir, la modificación de la conducta mediante la alteración de sus consecuencias compensatorias, constituye un procedimiento importante en el aprendizaje conductual.

c) Los seres humanos construyen representaciones internas de las asociaciones estímulo-respuesta, es decir, son las imágenes de h hechos, las que determinan el aprendizaje. En consecuencia, si bien los mecanismos de los aprendizajes son conductistas por su forma, el contenido del aprendizaje es cognitivo.

d) El ser humano es un agente intencional y reflexivo, con capacidad para manejar símbolos, ser previsor, representar y utilizar su capacidad de autorregulación y autorreflexión. Esto le otorga un rol activo al ser humano en el proceso del aprendizaje. El aprendiz es visto como un predictor activo de las señales del medio, y no un mero autómata que genera asociaciones. Aprende expectativas y no sólo respuestas. Estas expectativas son aprendidas gracias a su capacidad de atribuir un valor predictivo a las señales del medio.

La manera más eficiente de aprender se realiza mediante la observación. Este tipo de aprendizaje es llamado también «Condicionamiento Vicario o Modeling», ya que quien aprende, lo está haciendo a través de la experiencia de otros.
Este aprendizaje vicario ocurre a través de cuatro etapas:

· Lo primero que debe ocurrir, es que el sujeto «preste atención» y observe al modelo. El sujeto va a prestar atención a este modelo, en función de los refuerzos que ha recibido anteriormente, y de los refuerzos que recibe del modelo.

· Lo segundo que debe ocurrir, es que el sujeto codifique, bajo formas de memoria, la conducta modelada, «retención».

· El tercer componente, es la «reproducción motora» de la conducta observada.

· Finalmente, el último proceso es la «incentivación o motivación». El refuerzo determina aquello que se modela, aquello que se ensaya, la conducta que se emite. Aunque Bandura no considera el refuerzo como una variable directa del aprendizaje, estima que la expectativa de recompensa (o la evitación de consecuencias adversas), es necesaria para la emisión de la conducta. En consecuencia, el refuerzo posee importantes propiedades de información para el aprendizaje y efectos directos sobre el desempeño.

No te olvides de dejarnos tu comentario en nuestras entradas

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: