Aportes de la Lingüística y Psicolingüística Contemporánea

En la concepción lingüística tradicional, se considera la adquisición del lenguaje como un

proceso de asociación, repetición e imitación del lenguaje de la comunidad en que se está inserto. En las teorías lingüísticas de la mitad del siglo XX, influidas por la corriente psicológica del conductismo, se concibe la adquisición del lenguaje como una reacción madurativa a las recompensas, y refuerzos positivos negativos del entorno adulto.
A partir de los nuevos planteamientos de la Lingüí stica Estructural de Chomsky y sus seguidores, las concepciones del desarrollo del lenguaje y de la teoría del lenguaje, se ponen en cuestión, en ese sentido se puede apreciar:

a) La lengua en sí, es un objeto de estudio tal como se da en las culturas, en las comunidades y en los niños. El lingüista y el psicolingüista no consideran errores ni imperfecciones, sino aspectos diacrónicos y sincrónicos del habla.

b) Lenguaje y pensamiento se diferencian. Son dos estructuras autónomas que llegan a influenciarse mutuamente en grados diversos, persistiendo el enfoque de la relación entre el lenguaje y las estructuras mentales, relativizando su separación del pensamiento.

c) Se sistematizan las categorías gramaticales: se establece la separación teórica entre los aspectos formales y los semánticos. En cuanto a los niños, se prioriza fundamentalmente “el significado” de su habla antes que la descripción de imperfecciones.

A partir de las teorías estructuralistas, de la gramática generativa y de los estudios antropológicos y sociales del momento, los psicólogos del lenguaje, tanto del mundo occidental como de la escuela rusa, han desarrollado todo un corpus de investigaciones y aproximaciones teóricas al desarrollo del lenguaje, a partir de las observaciones “de campo” sobre el habla espontánea y, los estudios longitudinales y comparativos entre culturas.

d) Vuelve a tener importancia el enfoque gramatical, pero desde un punto de vista radicalmente distinto a la tradicional, por una parte, y al behaviorista o conductista, por otra. Las teorías conductistas sobre el desarrollo del lenguaje, centradas en el refuerzo y en la imitación, son para Chomsky una sofisticación hasta el laboratorio de las ideas tradicionales. No explican el hecho de la no-imitación: el niño que habla es capaz de crear y generar frases originales que no ha oído nunca antes, y esta posibilidad es teóricamente infinita.

Se subraya la creatividad de las reglas del lenguaje en todos los niveles: la tendencia de los niños a construir palabras nuevas, a regularizar vocablos y a organizar frases y párrafos, a partir de la experiencia inmediata, sin “refuerzo” previo posible.
Sin embargo, Chomsky a diferencia de Skinner, no toma en cuenta la importancia que para este autor tiene el refuerzo, sobre todo, el refuerzo social en las realizaciones concretas del habla.

e) Surge el concepto nuevo de Competencia Lingüísti ca, en contraposición a la “Performance” o Actuación concretada en el Habla. Este concepto se identifica por una parte, con la capacidad de comprender las frases que dicen otros y por otra, con la capacidad de almacenar una información correcta, rica y bien estructurada, que en los primeros años es difícil concretar en el habla y que posteriormente, dará lugar al lenguaje habitual en el adulto.

f) La mayoría de los investigadores, señalan una capacidad o predisposición innata de la especie para la adquisición del lenguaje, la cual tiene un fundamento biológico, como hace referencia Lenneberg, E., por una parte; pero depende estrechamente de la cultura concreta y de la exposición al idioma familiar desde el nacimiento.

De esta manera, se establece la diferencia entre Aprendizaje y Adquisición; ambas, difíciles de separar en la práctica durante los pro cesos de desarrollo, sin embargo, la “adquisición” se origina en una capacidad innata de la especie, biológicamente programada, aunque el niño para desarrollarse necesita un entorno Catalizador que tenga asumido algún tipo de Aprendizaje o manera de enseñar, no siempre deliberado y consciente: juega un papel importante el modelado social, la imitación mutua y la pertenencia a un grupo concreto y reducido de hablantes. Sin este catalizador, el dispositivo genético para la adquisición del lenguaje, no se pondrá en marcha.

El modelo tradicional entonces, considera el lenguaje de los niños como un habla imperfecta, la cual se irá corrigiendo paulatinamen te hasta lograr la forma estándar de la clase socialmente dominante propuesta como “culta”.
Se considera que existe una relación estrecha entre pensamiento lógico-formal y estructura gramatical, y por tanto, se cree que aprender gramática puede ayudar a organizar mejor el pensamiento.
Por ello, se considera que hay que corregir sistemáticamente al niño hasta que hable bien y adopte el modelo adulto. Esta función se cede prioritariamente a la escuela o a la educación especial, según sea el caso.

Déjanos tu comentario en nuestras entradas y de esta manera seguir avanzando juntos en el camino del saber

WhatsApp chat
A %d blogueros les gusta esto: