Actividades para el trabajo de Narración

Con estas actividades se pretende que el niño sea capaz de producir enunciados encadenados. Se sugiere contar historias, mediante la lectura de libros como actividad básica para fomentar el discurso narrativo.

Las actividades de lectura suelen exigir pequeñas adaptaciones y apoyos a los sujetos con dificultades pragmáticas verbales. El adulto debe utilizar un lenguaje sencillo y simplificado, hablando despacio, pronunciando de forma natural pero precisa, enfatizando lo que realmente importa, repitiendo los mensajes en varias ocasiones, usando gestos y recursos con el habla para facilitar la comprensión, estableciendo las relaciones semánticas oportunas. Estas adaptaciones ayudan a los niños a mejorar los siguientes aspectos: (Norris y Hoffman).

 Atender, seleccionar y almacenar la información relevante de una historia
 Realizar respuestas adecuadas
 Participar de forma activa
 Comprender las relaciones expresadas a lo largo de la historia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: