Actividades De Automatización De La Vía Indirecta en la Lectura

A continuación, se propone una serie de actividades para potenciar la lectura en los estudiantes y lograr una mejor comprensión.

Las actividades generales Con independencia de intervenciones específicamente dirigidas a los errores particulares que comete el lector y que denotan problemas de fluidez, lo que no podemos perder nunca de vista es que la lectura por vía indirecta consiste, básicamente, en asociaciones simples entre grafemas y fonemas, de modo que su automatización (base de la lectura fluida por esta vía) descansa en la práctica distribuida, es decir, en una práctica no necesariamente muy prolongada en cada sesión, pero si regular, continua y sistemática. Utilizando un símil gastron omito, es más cuestión de picar pequeñas cantidades con mucha frecuencia que de darse un atracón de tarde en tarde. La cuestión, claro, es como dar forma a esa práctica.
Entre los estudios que se han llevado a cabo para comprobar las estrategias de mejora de esta habilidad, existen varios que muestran que la “soltura” en la decodificación de los malos lectores puede incrementarse notablemente si un lector experto les ayuda a leer materiales que, en principio, son demasiado difíciles para ser leídos con fluidez por ellos mismos de manera autónoma:

a) Lectura simultanea de textos. Por ejemplo, Eldredge (1990) probó con éxito el procedimiento consistente en leer profesor y estudiante conjunta y simultáneamente un texto en voz alta, incluyendo variantes como que la lectura no se realice con el profesor, sino con otro adulto o con un compañero más hábil en lectura, el uso de textos grabados que el niño escuche mediante auriculares al tiempo que lee el texto, etc. En última instancia, lo que importa es proporcionar al niño con problemas de lectura una práctica diaria con un modelo de lectura exacta, fluida y expresiva que le facilite sus propios procesos de decodificación al ir moralizando la escritura (lo que proporciona un input de refuerzo extra).

b) Lecturas simultaneas de palabras. Resulta fácil imaginar una estrategia similar para el entrenamiento lector con palabras sueltas o locuciones breves, que constaría de tres pasos:

1) Mientras el lector observa la palabra escrita, el profesor (o un sistema automático, como una casete o un computador) la pronuncia en voz alta, con voz clara.
2) El lector pronuncia la palabra en voz alta.
3) El profesor o sistema automático repite la palabra. Se sigue jugando con el efecto que proporcionan los inputs auditivos adicionales como facilitadores de la decodificación, pudiendo añadir a este modelo elemental algunas variaciones que lo harán más potente.
Por ejemplo usando un computador y un programa de presentación como MSPower_point, es posible trabajar varias veces una misma serie de palabras (presentadas en cada ciclo en un orden aleatorio), disminuyendo en cada tanda el tiempo para los tres pasos antes citados y haciendo que en la última serie desaparezca la lectura previa. Igualmente, utilizando un sistema de reconocimiento de voz (IBM vía voice, dragón simplySpeaking…) es posible introducir en el entrenamiento una variable tan importante como el feed-back adaptado: si el lector falla en su lectura, el sistema lo reconoce y le proporciona una ayuda adicional, como un nuevo ejemplo de lectura unido a mayor tiempo de presentación del estímulo escrito; se puede, además , almacenar el conjunto de vocablos en donde se produce un fallo para luego proporcionar practica adicional sobre ellos.

c) Lectura repetida. Un método diferente es el denominado lecturas repetidas (levy , nicholls y kohen, 1993):

1) El niño lee reiteradamente un pasaje corto, pero significativo (una frase al principio, un párrafo después, y así sucesivamente), hasta alcanzar un nivel de fluidez predeterminado.
2) Una vez alcanzado ese nivel, se repite el procedimiento con un nuevo amplio respaldo en la investigación reeducativa, se ha comprobado que este método no solo mejora la habilidad de decodificación de nuevos textos, sino también la comprensión, tanto en el caso de niños con dificultades lectoras de origen pedagógico como en el de niños de trastornos específicos de lectura, con los que a menudo se unas como ayuda adicional una gráfica de resultados diarios de lectura en donde pueden ir viendo sus avances, con el fin de proporcionarle tanto feed-back continuado como refuerzo positivo.

Como puede observarse, en este caso la estrategia seguida consiste en ir incrementando de manera sistemática la familiaridad del lector deficiente con lo escrito, en lugar de proporcionarle un input adicional de ayuda; una estrategia que se puede adaptar fácilmente para llevarse a cabo con listas de palabras de especial dificultad (preferiblemente, extraídas de los fallos cotidianos de lectura del estudiante)

d) Lecturas encadenadas otra variación sobre la idea básica de la reiteración como instrumento de trabajo para mejorar la fluidez serían las lecturas encadenadas, un procedimiento que, adicionalmente, va familiarizando al niño con las estructuras sintácticas y que consiste; sencillamente, en ir prolongando una oración inicial con una serie de oraciones subordinadas adyacentes, hasta constituir un texto lo más parecido posible a una historia, por ejemplo:

  • Ésta es la casa que Agustín construyó.

  • Éste es el perro que vive en la casa que Agustín construyó.

  • Ahí está el hueso del perro que vive en la casa que Agustín construyó.

  • Perla es el gato que robó el hueso del perro que vive en la casa que Agustín construyó.

  • La vaca molesto a Sofía, que es el gato que robo el hueso del perro que vive en la casa que Agustín construyó

  • Aquel toro vive con la vaca que molesto a Sofía, que es el gato que robó el hueso del perro que vive en la casa que Agustín construyó.

  • El torero torea al toro que vive con la vaca que molesto a Sofía, que es el gato que robó el hueso del perro que vive en la casa que Agustín construyó.

Estimadas y estimados visitantes te invitamos a dejarnos un comentario

A %d blogueros les gusta esto: