Actividad para trabajar expresión Oral

Objetivo: lograr un discurso narrativo y descriptivo funcional

Narraciones a partir de un relato oral
En el primer caso, el docente cuenta la historia (ya sea conocida o inventada), dramatizándola en el grado que crea conveniente: cambiando de voz en fun¬ción de los personajes, enfatizando la entonación de las frases, introduciendo silencios en determinados momentos para mantener la atención de los niños y aumentar los aspectos emotivos, in¬cluyendo sonidos adecuados a la acción a modo de ruidos de fondo (el galopar del caballo, la lluvia, el tic-tac del reloj, la llamada a la puerta…). En ocasiones, la narración del docente puede ser sustituida por la audición de un cuento grabado.

A continuación se pueden realizar di¬versas actividades:
– El docente inicia la narración de una historia, pero la deja incompleta. Los niños deben continuarla y terminarla inventando el final. Por ejemplo: «Un perrito va paseando por el campo con el papá perrito y la mamá perrita. El perrito lo pasa muy bien jugando con las maripo¬sas, los pájaros, las ardillas y los conejos, pero, sin darse cuenta, se va ale¬jando de sus papás. En un momento se da cuenta de que ya no los ve, está sólo… ¿Qué hará?»
– Proponer un personaje y un lugar o ambiente para que los niños inventen toda la historia. Por ejemplo: «Había una vez un pastor que cuidaba un re¬baño de ovejas. Estaban en el campo. ¿Qué ocurrió?» «Era una fiesta de cum¬pleaños. Cuca, una niña de cinco años, y su amiga Isabel, estaban invitadas. ¿Qué pasó?» En esta invención de relatos el prota¬gonista puede ser el mismo niño, resul¬tando así con más aliciente la activi¬dad… «Tú eras un explorador que iba por la selva y corrías muchas aventu¬ras», o «Yo era un delincuente y tú un policía que me detenías. ¿Qué pasó?».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: